Las constructoras tachan de electoralista la cita de Rajoy con acreedores de ayuntamientos y autonomías

Pura propaganda electoral. Esta es la opinión que tienen las grandes constructoras, cuyas filiales de servicios se encuentran entre los principales acreedores de ayuntamientos y autonomías, sobre la reunión que Rajoy ha mantenido hoy con representantes de asociaciones y colectivos implicados en el plan de pagos para los proveedores del Gobierno.

“No es más que un acto electoral, para hacerse la foto y que se vea que (el Ejecutivo) paga”. Así de críticos se han mostrado fuentes de las principales compañías del país, en declaraciones a EL BOLETIN, sobre la cita que esta mañana ha mantenido el Gobierno con hasta 27 organizaciones. Un encuentro en La Moncloa para detallar el mencionado plan de pago para los proveedores al que no han acudido.

A pesar de que las deudas de las administraciones públicas con estas constructoras ascienden, según fuentes del sector, a más de 7.000 millones de euros, ninguna de las asociaciones de este ámbito estaban en la larga lista de invitados a la reunión de hoy.

Ni la Confederación Nacional de la Construcción, ni la Asociación de Empresas Constructoras de Ámbito Nacional (Seopan) ni los contratistas de obras públicas (Ancop) ni los fabricantes de productos de construcción (Cepco), entre otros, tenían reservado un asiento en La Moncloa y no han podido escuchar de primera mano las explicaciones de Rajoy, según la lista difundida por el Ejecutivo. Una ausencia que para las grandes constructoras se debe a un afán electoralista de Rajoy y de desmarcarse de las fotografías con representantes de la construcción e importantes empresarios en estos momentos de crisis económica.

Y es que, en la mencionada larga lista de 27 confederaciones o asociaciones invitadas sólo aparece una mención, y muy lejana, a este sector en el representante de los fabricantes de áridos (materia prima de la construcción), Francisco Javier Andrada.

Dejando de lado esto, ninguno de los representantes de estas empresas que, a través de sus filiales, dan servicios de construcción y obras a los más de 8.000 ayuntamientos de España estaban hoy en esta cita junto al presidente del Gobierno y los responsables de Economía y Hacienda, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, respectivamente.

Una ausencia cuyos motivos aún no han explicado ni fuentes del departamento que dirige Montoro, responsable de este plan de pago para los proveedores.

Quién si ha ido a La Moncloa han sido las más importantes asociaciones de autónomos como ATA o Upta, las tecnológicas con Ametic o las pymes con Cepyme y la catalana Pimec. Incluso, la Asociación de Navieros Españoles o la Federación de Industrias del Calzado.