La amenaza de Libertas extrema el acercamiento del PP a la Iglesia vaticana

La amenaza de la candidatura ultracatólica de Libertas para las europeas ha llevado al PP a defender opiniones extremas expresadas por los obispos. Mayor Oreja ha señalado hoy que la postura expresada por Antonio Cañizares respecto a los abusos a menores y el aborto “es exacta». El cardenal encargado de los sacramentos en Roma señaló que los abusos a menores en colegios católicos no son comparables con “los millones de vidas destruidas por el aborto”.

En declaraciones a Antena 3, el aspirante del PP al Parlamento Europeo dijo que “en la ordenación, lo que significan estrictamente las dos cosas, la postura del cardenal es exacta”. «Ha dicho las dos cosas, bien dichas y en el orden que debe», añadió. Mayor Oreja continuó su defensa de Cañizares al declarar que lo que dijo es “que la cultura de la muerte es el pisoteo de la dignidad de la persona. Eso es lo primero y, luego, condena lo segundo, en el sentido de que los abusos son repugnantes”.

Estas declaraciones se enmarcan en la estrategia del PP de hacer constantes guiños al sector más conservador del partido para frenar un posible trasvase de votos hacia la candidatura impulsada por el multimillonario irlandés Declan Ganley y que en España ha contado con la colaboración de Julio Ariza, del Grupo Intereconomía, según fuentes consultadas por EL BOLETIN. Mariano Rajoy lo ha hecho a sabiendas de que el sector católico del PP está descontento con su equipo al estimar que no está defendiendo lo suficiente sus intereses.

Este es el hueco que busca Libertas para atraer al electorado desencantado con Génova. Pero el PP no se lo quiere poner fácil. Así, Rajoy eligió a un democristiano para liderar la candidatura y permitió que José María Aznar tuviera un papel protagonista en la campaña. Mientras, algunos barones del PP como Alberto Núñez-Feijóo y Francisco Camps le han echado una mano al aprobar en sus comunidades medidas legislativas de apoyo a las madres embarazadas. En el caso de Valencia, aquellas mujeres que decidan no abortar recibirán una compensación económica. También se aprobó una partida de subvenciones a grupos antiabortistas.

Preguntada al respecto de las declaraciones de Cañizares y Mayor Oreja, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, señaló que desconocía las declaraciones exactas del candidato popular y dejó claro en cualquier caso que “el abuso a menores es uno de los peores crímenes que se puede cometer contra una persona”.