Los mayores de Madrid, más pobres y más vulnerables

Jubilado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CCOO alerta que 130.000 mayores de 65 años se encuentran en situación de pobreza. “Las personas mayores en la Comunidad de Madrid son cada vez más vulnerables y viven en una situación de mayor riesgo social” según recoge el informe ‘Aproximación a la situación social de las personas mayores y la atención a la dependencia en la Comunidad de Madrid’, presentado por CCOO.

Un estudio con cifras demoledoras como que 130.000 personas mayores de 65 años se encuentran en situación de pobreza la región de Madrid o que el 18% de las familias las familias de la región tienen como referencia a una persona beneficiaria de una pensión de jubilación, lo que quiere decir que las personas mayores suponen un colchón para las familias en tiempos de crisis (un porcentaje ha aumentado más de tres puntos desde el año 2006), por lo que el sindicato reclama al Gobierno regional, que preside Cristina Cifuentes un plan de choque “para proteger a nuestros mayores”.

En el estudio se pone de manifiesto que no sólo crece el número de personas mayores en la Comunidad de Madrid, sino que crece también el número de mayores pobres, y también, como hemos dicho que a pesar de su empobrecimiento, casi la quinta parte de los hogares madrileños sobrevive gracias a una pensión de jubilación.

Otra variable a tener en cuenta y que escenifica la situación de riesgo de las personas mayores en la Comunidad de Madrid, y del que alerta CCOO, es el hecho de que en 2015 el 36,17% de las personas mayores de 65 años viven en hogares unipersonales. Esta situación se agudiza en el caso de las mujeres mayores, que en la actualidad son mayoría en la región (58,7% de mujeres frente al 41,3% de hombres), ya que 71,5% de las personas mayores que viven solas son mujeres, poniendo de relieve su mayor grado de vulnerabilidad.

Dependencia, asignatura pendiente

Además y según denuncia CCOO, en materia de atención a la dependencia, Madrid sigue siendo una de las regiones con peores resultados en cuanto al desarrollo y aplicación de la Ley, explicando que aunque “Madrid es la tercera región en número de personas potencialmente dependientes, registra datos por debajo de la media nacional en número de personas atendidas con respecto a la población total” con datos mu. “por debajo de los datos que registran sus antecesoras, Andalucía y Cataluña”.

Y se pone como ejemplo que mientras Asturias tiene un 2,25% de personas potencialmente dependientes, en los datos de situación de marzo de 2016, tiene 1,73% de personas beneficiarias con prestaciones. En nuestra región, con un 13,81% de personas potencialmente dependientes, solo un 1,58% es beneficiaria de prestaciones sobre el total de su población, en concreto 101.673 personas (2.284 personas menos que en febrero de 2016).

Además, se queja la organización sindical de que “al igual que ocurre con otros sistemas de protección social en la Comunidad de Madrid, la opacidad y la falta de transparencia son señas de identidad de la gestión de este servicio público y citan como muestra que “la Consejería de Políticas Sociales y Familia no publica Memorias de Gestión desde el año 2006.”

Subrayando que “después de casi diez años de entrada en vigor de la Ley de Dependencia se sigue manteniendo en la Comunidad de Madrid una intolerable lista de personas que teniendo derecho siguen esperando a ser atendidas”. Puntualizándose en el estudio que “esta lista alcanza, en la actualidad, a 26.910 personas que teniendo derecho reconocido siguen sin ser atendidas, el 21% de las personas con derecho”.

Conclusiones y reivindicaciones

El informe extrae como principal conclusión que “los derechos de las personas mayores y/o dependientes se encuentran en claro retroceso en la Comunidad de Madrid como consecuencia de las políticas de recorte aplicadas, tanto por el Gobierno de España como por el regional, lo que ha provocado un aumento de la vulnerabilidad y del riesgo social de estas personas”.

Denunciando que “los mecanismos de protección de protección social dirigidos a estas personas están siendo claramente debilitados, no correspondiéndose con el incremento del número de personas mayores, especialmente de aquellas con edad superior a los 80 años en las que las necesidades sociales se agudizan.

Hacen hincapíe en que “de hecho, el ejercicio del derecho a la Atención a la Dependencia en la Comunidad de Madrid es una auténtica quimera” e insisten en que “desde su puesta en marcha en 2007, los retrasos y errores administrativos, las dificultades en la tramitación de los procedimientos unidos a la insuficiencia de recursos, son distintivos cotidianos de una Ley que sigue siendo la gran asignatura pendiente”.

Por ello, el sindicato considera “imprescindible realizar un diagnóstico real y valiente de la situación de las personas mayores en la Comunidad de Madrid que permita adaptar las respuestas a sus necesidades reales, desde una perspectiva preventiva favoreciendo su autonomía y mayor calidad de vida. La apuesta por garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la Atención a la Dependencia no puede ir en detrimento de las políticas sociales dirigidas a las personas de mayor edad ni del refuerzo de los mecanismos generalistas de protección, como el Sistema Público de Servicios Sociales.

En este sentido, CCOO considera imprescindible abordar, de forma inmediata, las siguientesmedidas:

– Recuperar el poder adquisitivo de las personas mayores y dignificar las pensiones más bajas (viudedad y no contributivas).

-Derogación de los copagos sanitarios.

– Establecer medidas de complemento a rentas como instrumento de lucha contra la pobreza en las personas mayores, tomando en clara consideraciónla perspectiva de género.

– Garantizar el acceso a bienes esenciales, especialmente aquellos de carácter energético, e implementar medidas dirigidas a la mejora y adaptación de la vivienda.

-Reforzar los recursos sociales destinados al mantenimiento de la persona mayor en su vivienda habitual, con especial atención al Servicio de Ayuda a Domicilio y Teleasistencia, viéndose incrementado en términos de cobertura, intensidad del servicio, así como la ampliación de las modalidades actuales del servicio.

-Desarrollar un Plan de Choque para la construcción de recursos residenciales y centros de día, reforzando la gestión directa.

-Negociar y desarrollar un Plan Director para la implementación efectiva de la Ley de la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia en la Comunidad de Madrid, en el marco del Consejo de Madrid. Este Plan deberá incorporar, al menos, los siguientes principios y elementos:

– Mejora de la normativa regional reguladora del procedimiento para la atención a la dependencia, con el fin de atender a la legalidad vigente y situar la protección de las personas como eje central de su contenido.

-Reducir los tiempos de espera tanto en el procedimiento inicial de valoración, revisiones de grado y procesos de reclamación.

-Eliminación real de la lista de espera en el acceso a las prestaciones y servicios reconocidos por derecho.

-Reforzar los instrumentos técnicos y humanos para el control e inspección de los servicios y centros de atención a las personasmayores y/o dependencia.

– Constituir el Comité Consultivo Regional con participación de los agentes económicos y sociales.

-Desarrollar el modelo de atención a la Dependencia garantizando su titularidad pública, gestión directa y suficiente, y vinculado al Sistema Público de Servicios Sociales.

-Garantizar la calidad de los servicios y los centros, en términos de ratios de personal, estabilidad en el empleo, formación y cualificación, entre otros. La participación de la iniciativa privada se entenderá como complementaria y subsidiaria de la gestión pública directa.

CCOO de Madrid anunció que va a trasladar este informe a la Consejería de Políticas Sociales y Familia, esperando que las medidas que propone el sindicato empiecen a reflejarse en los Presupuestos del año 2017.