El concejal de Economía de Carmena, cliente de Bankia por partida doble

Carlos Sánchez Mato, concejalde Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Carlos Sánchez Mato, que ahora se descubre como inversor, es miembro de una plataforma que pide la implantación de la ‘tasa Tobin’ a las transacciones financieras. El concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid se ha descubierto como cliente de Bankia. Carlos Sánchez Mato, el mismo que en múltiples ocasiones ha defendido la necesidad de una banca pública, ha declarado estar en posesión de una cuenta de ahorro en la entidad nacionalizada, donde también es cotitular desde hace 20 años de una cuenta de inversión en valores.

Sánchez Mato ha declarado el 50% de la titularidad de esta cuenta de inversión, cuyas posiciones actuales no se detallan, y que alcanza una valoración de 38.828,26 euros. Al menos, ese era el importe de la misma a fecha del pasado 8 de junio, día en que se data la declaración que este miércoles se ha hecho pública en el portal de transparencia del consistorio regido por Manuela Carmena.

El activista del movimiento ATTAC que promueve la implantación de la conocida como ‘tasa Tobin’ a las transacciones financieras se revela ahora como inversor. Además, y todavía en Bankia, es titular de una cuenta de ahorro en la que reconoce 51.492 euros. A esta se suma otra cuenta corriente en otra de las grandes entidades financieras españolas: tiene 895 euros en Bankinter.

Se da la circunstancia de que el edil renunció a su militancia en Izquierda Unida por discrepancias con la formación que ahora lidera Alberto Garzón por cuestiones como el hecho de que sus siglas contaran con puesto reservado en el consejo de administración de la nacionalizada Bankia.

En el terreno inmobiliario, una opción de inversión más comúnmente manejada por la población madrileña, se reconoce como titular compartido (50%) de dos activos urbanos en la propia capital. El primero de ellos, adquirido en el año 2000 por un valor catastral de 61.085,12 euros, mientras que el segundo -adquirido seis años después- alcanza una valoración de 53.703,70 euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA