El oro, a punto de superar los 1.000 dólares por onza

El Congreso Nacional que el PP celebrará este fin de semana volverá a escenificar la división que existen en sus filas como ya pasó hace cuatro años. El sector laico y el ‘ultracatólico’ del partido se han enfrentado por cuál debe ser la posición del PP en la Ley del Aborto, el matrimonio homosexual o el cristianismo.

La euforia que se había instalado en las filas del PP por la llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa ha dejado paso, en apenas mes y medio, a la división. La decisión del sector laico de ‘actualizar’ los estatutos del PP en el Congreso Nacional y dar una visión más abierta del partido eliminando, por ejemplo, la palabra «cristiano», ha desatado la ‘ira’ de la facción ultracatólica que ha salido en tromba contra sus compañeros de filas.

Así, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha visto cómo dirigentes del PP de la región, que anteriormente la habían apoyado en todas sus iniciativas, ahora se han esforzado por poner tierra de por medio. “Eso es una propuesta a título personal, nosotros no la compartimos”, han insistido una y otra vez estos populares que han clamado por mantener las cosas como están.

Una respuesta a sus iniciativas que ha llevado a Cifuentes, en una entrevista a Federico Jiménez Losantos en Esradio, haya denunciado haber sido una víctima de un linchamiento político.

La brecha que ha abierto la delegada del Gobierno en Madrid con el sector más radical del partido ya se había escenificado hace unas semanas ante el guiño del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, a los matrimonios homosexuales asegurando que él no los veía inconstitucional. Unas declaraciones que chocan con el recurso que el PP puso en su día ante el Tribunal Constitucional por esta norma. Y esto fue lo que le recordaron dirigentes del ala dura del PP como el titular del Interior Jorge Fernández Díaz que insistió en que el partido se opone a este tipo de matrimonio.

Los roces entre ambos dirigentes no cesaron aquí, ya que la tibia reforma de la Ley del Aborto llevada a cabo por Gallardón también derivó en un encontronazo entre los laicos y los ultracatólicos del partido.

Esta misma semana, este tema le ha vuelto a ‘salpicar’ a Fernández Díaz en un debate con la diputada de UPyD Rosa Díez sobre Bildu. La líder de la formación magenta ha reprochado al ministro que, pese a que el Constitucional aún no ha resuelto el recurso contra la Ley del Aborto, el Gobierno ya ha anunciado que la modificará, por lo que no entiende que “llame a la prudencia” respecto a Bildu. «Le planteo que no espere, que actúen. Lo que usted llama prudencia yo le podría llamar cobardía”, le echó en cara Díez.

Y es que, hasta la propia ponencia social que se debatirá en el Congreso Nacional, y que ha redactado Santiago Cervera, Alberto Núñez Feijóo y José Ramón Bauzá, ha recibido una veintena de propuestas que piden anteponer el apoyo a la maternidad al aborto.

Toda esta polémica rodeará un cónclave que Mariano Rajoy había organizado para que fuera un mero trámite ante el ‘mal trago’ que pasó hace cuatro años en el Congreso de Valencia en el que estuvo a un paso de perder el liderazgo en el partido.