Los sindicatos europeos se movilizan contra el modelo laboral de Merkel

La Confederación Europea de Sindicatos se movilizará el 29 de febrero en las principales ciudades europeas contra el modelo laboral de Angela Merkel para la UE. Un plan de empleo que en la práctica supone despidos masivos de funcionarios, bajadas de sueldo en los países del euro más afectados por la crisis y el intento de fomentar la aparición de los llamados minijobs, o trabajos a tiempo parcial para reducir la tasa de desempleo.

La canciller alemana no sólo ve como el mayor sindicato del país (IG Metall) trata de reventar su modelo laboral con unas duras exigencias como el aumento del 6,5% en los salarios o el compromiso de la empresas de contratar a los empleados que estén realizando prácticas cuando acaben las mismas. Ahora, serán los representantes de los trabajadores de todos los países de la Unión Europea los que clamarán en la calle contra sus planes para el mercado de trabajo.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), que integra a los 84 sindicatos más importantes de todo el viejo continente, ha anunciado una jornada de protesta el último día del mes de febrero con actos en todas las principales ciudades. El motivo, según un comunicado del CES, es denunciar “las políticas de austeridad, ajustes presupuestarios y recortes sociales que llevan impulsando desde hace dos años las instituciones europeas bajo la batuta del gobierno alemán” de Merkel.

Para los sindicatos europeos los planes de la canciller alemana en materia de empleo “no sólo no han servido para alcanzar los objetivos por los que fueron impuestas, sino que han llevado a Europa a la recesión, con lo que dichos objetivos se alejarán aún más”.

A la espera de esta protesta sindical que recorrerá las calles de ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, entre otras, hoy mismo la agencia Reuters ha publicado un extenso y duro artículo en el que critica las condiciones del mercado laboral alemán.

Según la agencia, debajo de este “milagro” hay un lado oscuro con trabajos que esconden incluso prácticas que para algunos de sus damnificados se acercan casi al esclavismo.

Y es que, a menudo se cita a Alemania como modelo a seguir por el resto de países que quieren reducir el paro y ser más competitivos porque a priori las cifras son muy buenas. La tasa de desempleo en la primera economía europea es la más baja de los últimos 20 años, y eso en plena crisis. Pero detrás de estos datos hay mucho más.

Sueldos de dos euros la hora para fregar platos y limpiar suelos a personas de 50 años, agencias de empleo que demandan personal al que le pagarán 50 céntimos de euros la hora… Éstas son algunas de las condiciones laborales que detalla Reuters, y que sobre todo son más comunes en la mitad oriental del país.