Los ‘barones’ socialistas también se juegan su futuro en el Congreso de Sevilla

Rubalcaba y Chacón no son los únicos que este fin de semana se jugarán su futuro en el Congreso del PSOE, sino que el resultado de este cónclave será vital para la continuidad de algunos líderes autonómicos del partido criticados en ‘sus tierras’. En esta situación se encuentra el secretario general del PSM, Tomás Gómez, y su homólogo valenciano Jorge Alarte, cuyo liderazgo está en entredicho.

La decisión del exvicepresidente del Gobierno y de la exministra de Defensa de dar un paso adelante y presentar su candidatura para suceder a Zapatero en la Secretaría General del partido ha forzado a los líderes de las ‘federaciones’ de Madrid y Valencia de tomar partido por uno y otro para mantener su poder.

Los socialistas madrileños y los valencianos están sumidos en una profunda división que con este cónclave ha estallado. Ambas ‘federaciones’ están partidas en dos. Por un lado, el sector que apoya los secretarios generales, ya sea a Gómez como a Alarte; en el otro, una corriente crítica deseosa de cobrarse ‘sus cabezas’.

El Congreso Federal del PSOE ha forzado que, tanto el líder del PSM como el del PSPV tomasen partido por uno de los dos candidatos. Gómez por Chacón, aunque no lo evidencie en público, Alarte por Rubalcaba.

Esto provoca que del resultado de este cónclave dependa su futuro más cercano. Si gana el exvicepresidente del Gobierno, el secretario general de los socialistas valencianos tiene asegurado su cargo, ya que sus críticos se han posicionado a favor de Chacón. Por el contrario, el liderazgo de Alarte tendría los días contados.

Misma situación tiene Tomás Gómez, pero con los papeles cambiados. El también exalcalde de Parla, a pesar de evitar por todos los medios hacerlo público, está del lado de la que fuera ministra de Defensa con el deseo de que su victoria en este Congreso traiga tranquilidad a la ‘federación’ madrileña y calle las voces críticas que no cesan de atacarle. Si el vencedor es Rubalcaba, el líder del PSM se verá abocado a un congreso regional el primer fin de semana en el que el sector crítico se alzará para acabar con su liderazgo.

Será el lunes cuando, uno de los dos ‘barones’ autonómicos del partido ‘paseará’ su sonrisa por doquier, mientras el otro se prepara para la batalla.