La diputada de Ciudadanos salpicada por la Púnica amenaza la continuidad del Gobierno de Cifuentes

Eva Borox, diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid

El empresario David Marjariza ha vinculado a Eva Borox en la trama. De ser imputada y no entregar su acta, el PP perdería la mayoría en la Asamblea de Madrid. La continuidad del Gobierno de Cristina Cifuentes pende de un hilo. En concreto, de la diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid Eva Borox, a la que el empresario David Marjariza vinculó con la trama Púnica. Si Borox es imputada, según los estatutos del partido de Albert Rivera, debería dejar su escaño. De no hacerlo, pasaría al Grupo Mixto y el PP perdería la mayoría en la Cámara autonómica.

Y es que, Ciudadanos perdería un parlamentario, hasta los 16, y la suma con el PP pasaría de 65 escaños a 64, los mismos que PSOE y Podemos. Un escenario ante el que Cifuentes podría decir ‘adiós’ a la presidencia de la Comunidad de Madrid, ya que accedió al poder con el apoyo justo.

No obstante, la propia Borox ha manifestado en los últimos días que renunciaría a su escaño “inmediatamente” si es imputada en esta trama, lo que ha provocado que tanto en las filas de Ciudadanos como en las del PP se respire con cierta tranquilidad, pero habrá que esperar.

Para la dirigente de Ciudadanos es una “asquerosa y repugnante mentira” y aseguró sentirse “destrozada” por esta situación, ya que durante sus años en Valdemoro se dedicó a combatir y denunciar las prácticas irregulares del exalcalde y exconsejero de Presidencia, Francisco Granados.

En una rueda de prensa en la Asamblea madrileña, Borox recalcó que “nunca le han dado dinero” por estar “a favor o contentar” a Francisco cuando era concejal del PSOE en Valdemoro y que todo el mundo que le conoce sabe que mantenía una “mala relación” e incluso “enemistad notable” con el mencionado Granados.

Además de a la diputada autonómica de Ciudadanos, el empresario principal de la trama Púnica, David Marjaliza, habría vinculado, según El Español, a dos miembros de la lista que presentó Cifuentes en las elecciones del pasado 24 de mayo: a Jaime García Taboada, número tres de la ‘papeleta’ electoral; y al exalcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González, que fue a estos comicios en el número 11.

Expulsada del PSOE

Borox, que fue número tres de la lista de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, fue expulsada del PSOE en 2007, tras ser acusada de haber afiliado a amigos y familiares del PP en la agrupación de Valdemoro, según una información de El País del pasado mes de abril. Algo ante lo que Rafael Simancas, que por entonces era el líder del PSM ordenó que se disolviera la agrupación y que tomara el control una gestora.

Borox asegura, por su parte, que nadie la echó, sino que ella decidió no solicitar de nuevo su alta en la formación cuando se deshizo la agrupación socialista en Valdemoro, según el mencionado diario.