Los internautas llevan ante el Supremo la ‘Ley Sinde’

La Asociación de Internautas se ha levantado contra la ‘Ley Sinde’. La decisión del Gobierno de Mariano Rajoy, que ha desoído su recomendación de olvidar la polémica norma y ha anunciado que priorizará su puesta en marcha, ha llevado a esta agrupación a impugnar el reglamento ante el Tribunal Supremo, al que ha pedido la suspensión cautelar de la ley.

Tal y como han anunciado los internautas en su página web, han lanzado esta iniciativa tras recoger las protestas de la calle y de la Red surgidas después de que el Ejecutivo central se hiciese cargo de la norma promulgada por la ex ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, y la aprobase el pasado 30 de diciembre. Las quejas han llevado a la Asociación a impugnar ante el Supremo el “reglamento que desarrolla las funciones de la Comisión de Propiedad Intelectual, en el que se atribuye a un órgano administrativo las competencias asignadas a los jueces por Ley”.

No obstante no ha sido la única razón, ya que los internautas consideran también que esta norma “establece infracciones difusas y sanciones sin la habilitación legal precisa, creando una notable inseguridad jurídica que pone en peligro los derechos fundamentales de los ciudadanos”, y más concretamente la “libertad de expresión y la libertad de información”.

Los internautas, que consideran la Comisión de Propiedad Intelectual una Comisión de Censura, han pedido la suspensión de la ‘Ley Sinde’ hasta “que exista una opinión judicial que la avale” y que defina sus límites, algo que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, no ha hecho al responsabilizarse de la norma.

Algo sobre lo que ya alertó el presidente de la Asociación, Víctor Domingo, en declaraciones a este diario, donde aseguró que Wert debía esforzarse porque tenía “la obligación de ser neutral” tras “el conflicto de intereses” mostrado por la ex ministra Sinde, quien legislaba atendiendo a los intereses de sus familiares en el mundo del cine, algo que finalmente no ha hecho.

No obstante, los internautas no quieren mantener esta lucha en solitario, por lo que han solicitado a las comunidades virtuales y otros sitios web que “compartan y respalden” esta petición al Supremo. Además, ha solicitado “solidaridad económica para sufragar los gastos que este proceso legal conlleva” y poder evitar así que “esta ley liberticida prospere”.