Sáenz de Santamaría y Báñez, forzadas a matizar a Rajoy

La ‘pillada’ a Mariano Rajoy en el Consejo Europeo ha forzado a la ‘segunda línea’ del Gobierno a salir en tromba a matizar las declaraciones del jefe del Ejecutivo en las que admitía que la reforma laboral le iba a costar una huelga general. Soraya Sáenz de Santamaría y Fátima Báñez se han esforzado por trasladar su deseo de consensuar la modificación del mercado de trabajo

Mariano Rajoy no tuvo ayer su mejor estreno en una cumbre europea. El presidente del Gobierno vio como un micrófono abierto le jugaba una mala pasada y, en una conversación informal con el primer ministro finlandés, se evidenciaba su convicción de que la reforma laboral que se aprobará en las próximas semanas saldrá adelante aún con la negativa de los sindicatos.

Unas declaraciones que han desatado una auténtica polémica ante la que se ha movilizado la ‘segunda línea’ del Gobierno con el único objetivo de apaciguar los ánimos. Así, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha insistido, una y otra vez, en que Rajoy contarán con el “respaldo de todos los ciudadanos” para aprobar la reforma laboral. Asimismo, la titular de trabajo ha asegurado que esta norma tratará de acabar con la “sangría” del desempleo.

Este mismo discurso se ha escuchado de la boca de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría que ha remarcado en el “consenso” que buscará el Gobierno para aprobar medidas “profundas” y “de calado” como la modificación del mercado de trabajo.

Y es que, tanto Soraya como Báñez han sido las encargadas de sofocar el ‘incendio’ que se ha desatado incluso antes de que se conozcan los detalles de los planes de Mariano Rajoy para la reforma laboral. Hoy mismo, UGT ha exigido al jefe del Ejecutivo que convoque de urgencia a la mesa tripartita del diálogo social para explicar los temores que tiene a una huelga.

“Respecto a las declaraciones de Mariano Rajoy, al especular sobre la posible convocatoria de una huelga por parte de los sindicatos a causa de la reforma laboral que proyecta su Gobierno, el sindicato le exige que convoque inmediatamente a los interlocutores sociales para explicar los contenidos de la reforma”, señala el sindicato en un comunicado, según Europa Press.

Posición bien diferente ha mostrado el vicepresidente de la CEOE y líder de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, que ve “razonables” los temores del Gobierno a una huelga general y ha advertido a los sindicatos de su oposición a este tipo de protestas.

“No es el momento de hacer huelgas, los sindicatos no están para hacer huelgas. Yo entiendo su postura, pero no creo que sea lo mejor ni lo que convenga al país. Yo espero que todos razonemos y empujemos todos”, ha remarcado en Antena 3.