Los promotores inmobiliarios valencianos retiran su apoyo a Camps

Al igual que pasara en el Congreso del PSOE en el año 2000 en el que Zapatero se alzó a la Secretaría General del partido por apenas nueves votos de ventaja sobre Bono gracias a los ‘guerristas’, ahora, 12 años después, su voto será vital en la pugna entre Rubalcaba y Chacón. Hasta el momento, y a falta de diez días para el cónclave en Sevilla, esta corriente del partido aún no ha manifestado a qué candidato dará su apoyo.

Los años pasan y el sector guerrista del PSOE sigue dando que hablar. A pesar de que en los últimos años su referente, Alfonso Guerra, ha dejado la primera línea política y se mantiene en un segundo plano, su entorno tiene mucho que decir en la elección del sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero en la Secretaría General.

El casi empate técnico que mantiene la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba con la de Carme Chacón en las federaciones socialistas con más poder da a esta corriente una importancia de la que hasta ahora carecían. El apoyo que den los ‘guerristas’ a uno y a otro candidato hará desequilibrar la balanza. Una situación que recuerda al Congreso del 2000 dónde Zapatero ganó por apenas nueve votos a Bono.

El ‘guerrismo’ es consciente de la importancia de su voto para el futuro liderazgo del PSOE, por lo que hasta el momento ha evitado decantarse en su conjunto por una de las dos candidaturas. Sólo se ha podido ver a algún representante de este sector, de manera aislada, dejarse ‘querer’ por uno de los dos ex ministros.

Así, se ha podido ver a la veterana socialista Matilde Fernández entre los delegados que propuso Tomás Gómez en el ‘congresillo’ del PSM para el Congreso Federal de Sevilla frente a la lista presentada por los afines a Rubalcaba. Eso sí, la presencia de Fernández no quiere decir que vaya a apoyar a Chacón, ya que el propio Gómez ha evitado decantarse en todo momento por uno de los dos candidatos.

En el ‘bando contrario’, en los apoyos al ex vicepresidente del Gobierno, también se han dejado ver a integrantes del sector ‘guerrista’ que sondean si el proyecto político que lidera Rubalcaba es el que mejor les conviene.

Aún quedan diez días para el Congreso Federal de Sevilla y es posible que hasta el último momento, en plena votación al sucesor de Zapatero, el ‘guerrismo’ no tome partido en bloque por el que crean que debe ser el nuevo secretario general del PSOE.