La Iglesia Ortodoxa saca tajada de la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El poder de la Iglesia Ortodoxa no se ha visto mermado con la crisis, sino más bien todo lo contrario. Esta rama del cristianismo ha aprovechado las dificultades por las que atraviesan gobiernos y empresas en Europa debido a la coyuntura económica actual para hacer negocio y afianzar su posición en distintos mercados.

Los primeros movimientos de la Iglesia Ortodoxa se produjeron en Grecia, país en el que es el primer propietario inmobiliario y en el que, según todos los rumores, habría aprovechado el azote de la crisis para incrementar su poder.

El país heleno, que ha estado al borde del abismo financiero e incluso ha sido rescatado por la Unión Europea, aplicó recortes, subió impuestos y promulgó toda clase de medidas impopulares para evitar la caída. Sin embargo, no tocó las propiedades de la Iglesia Ortodoxa, de la que se decía en algunos círculos económicos que estaba aprovechando su situación para hacer negocio y especular con la venta de los terrenos que posee.

Concretamente, se habló de que esta rama del cristianismo estaría negociando con inversores internacionales a los que pretendía vender sus terrenos a cambio de dinero, e incluso se llegó a decir que la Iglesia Ortodoxa podría haber propuesto al Gobierno heleno un intercambio de terrenos por deuda soberana, algo que finalmente no llegó a confirmarse.

Ahora, los ortodoxos parecen haberse fijado en las empresas españolas, que atraviesan grandes dificultades debido a la crisis y a la mala gestión de los propios dueños. Este es el caso de Clesa, perteneciente al imperio levantado por los Ruiz-Mateos, que entró en concurso de acreedores el pasado mes de mayo y cuyo futuro todavía es incierto.

La única parte de la firma de productos lácteos que aún puede salvarse de la quema, la fábrica de Caldas de Reis (Pontevedra), es precisamente la que parece haber despertado el interés de la Iglesia Ortodoxa. Según confirmaron fuentes sindicales a este diario, un grupo inversor vinculado a esta rama del cristianismo en Rusia presentó la semana pasada una oferta a los administradores.

Este grupo, cuya propuesta de compra es “mucho más cuantiosa” que la presentada por Feiraco, podría hacer que la administración se decantase por una solución distinta para Clesa. La decisión, según esas mismas fuentes, se conocerá “a mediados del mes de marzo”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA