El PP tropieza con Valencia en su intento de controlar el gasto de las autonomías

Los problemas de la Comunidad valenciana para afrontar el pago de sus vencimientos y que presuntamente llevaron a que el Estado la avalase ante Deutsche Bank, mina los esfuerzos del PP para controlar el gasto de las autonomías. Rajoy quiere evitar que el ‘rescate’ a la región levantina sea interpretado como una ‘barra libre’ para el resto de regiones con problemas de liquidez.

Valencia vuelve a provocar dolores de cabezas al PP nacional, aunque esta vez, los motivos son económicos. Los esfuerzos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, porque ninguna autonomía se salga del guión establecido y ponga en peligro el cumplimiento del objetivo de gasto choca con la región del levante.

A pesar de que Montoro se ha afanado en los últimos días por desvelar medidas para mejorar la liquidez de las arcas autonómicas, como su intención de ampliar de cinco a 10 años el plazo para devolver el dinero de los anticipos a cuenta, el titular de Hacienda no logra trasladar la idea de que el aval del Estado es algo puntual. Y es que, algunos ‘barones’ regionales del PP creen que ante el menor problema de liquidez, como le pasó a Valencia, tendrán detrás al Estado. Algo que no desea Mariano Rajoy.

Según han asegurado fuentes políticas a EL BOLETIN, el Gobierno va a tratar de evitar, a cualquier precio, que el ‘rescate’ que hizo a la región del levante se convierta en costumbre. Un mensaje que no sólo se quiere enviar a los líderes del PP en las diferentes regiones, sino también a los de otro signo político como al canario Paulino Rivero que ha amenazado hoy con dejar de costear servicios básicos sino mejora su financiación. Desde el Ejecutivo se reitera que lo sucedido en la comunidad que preside Alberto Fabra fue un “caso puntual” que no debe repetirse.

Esta idea ha sido suscrita hoy por el propio Rajoy horas antes de la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera. En una rueda de prensa con motivo del encuentro que ha mantenido en La Moncloa con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que, “si llegase el caso, estamos dispuestos a acudir” en ayuda de alguna región con problema de liquidez. A pesar de esto, ha insistido en que tienen que “cumplir su objetivo de gasto”.

Las turbulencias económicas por las que pasa la Comunidad valenciana no son nuevas. Según ha desvelado El País, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 27 de julio, un grupo de regiones gobernadas por el PP, encabezadas por la levantina pidieron al Estado que avalase su deuda para evitar la quiebra.

En medio de este debate, hace apenas unos días, desde la Generalitat catalana que preside Artur Mas, en declaraciones a este diario, se reclamó a Rajoy que diera la cara por las autonomías en su búsqueda de financiación en los mercados. Así, el Ejecutivo del dirigente nacionalista catalán propuso que el Estado avalase las nuevas emisiones de deuda de las autonomías con el objetivo de dar “un plus de garantía”.