Los acostistas tratan de sacar tajada de las tensiones del socialismo madrileño

El sector acostista en el PSOE de Madrid, corriente que coge el nombre del histórico José Acosta, quiere pescar en el río revuelto en el que se ha convertido la antigua federación autonómica en la lucha por el poder en el partido en la que están inmersos Rubalcaba y Chacón.

Los socialistas madrileños están más divididos que nunca. La sucesión de José Luis Rodríguez Zapatero en la Secretaría General ha reabierto la enésima batalla interna en el PSM entre los que quieren que el poder recaiga en el ex vicepresidente del Gobierno y los que ven a la ex titular de Defensa como la mejor apuesta contra el PP. Mientras unos y otros se baten en duelo, Tomás Gómez se ha puesto de perfil para evitar verse salpicado.

En todo este escenario, y a cuatro días del Congreso del PSM en el que saldrán elegidos los delegados que irán al cónclave federal, los acostistas han vuelto a ‘sacar la cabeza’. Esta corriente del socialismo madrileño integrada en el sector guerrista llevaba varios meses sin alzar la voz esperando su momento. Un día en el que salir a escena y recuperar el peso perdido en los últimos años.

Ahora, en medio de los reproches que los afines a Rubalcaba y los leales a Chacón se dedican diariamente y aprovechando el silencio que al respecto ha hecho suyo Gómez -en una estrategia que recuerda a Rajoy-, los acostistas han dado un paso adelante.

Según han asegurado fuentes socialistas, la corriente que rememora la figura de José Acosta ha iniciado una serie de movimientos internos en las filas del partido con el objetivo de estar lo mejor colocados posibles cuando esta lucha llegue a su fin. Así, una parte de los acostistas se han unido a las diversas plataformas de apoyo a la candidatura de Rubalcaba que en la Comunidad de Madrid han surgido estas últimas semanas, mientras que otro grupo cierra filas en torno a Chacón y callan al igual que Gómez.

Sea quien sea el sector vencedor (el que apoya a Rubalcaba o el que respalda a Chacón) en el considerado como ‘congresillo’ del que saldrán los delegados que elegirán el nombre del sucesor de Zapatero, los acostistas quieren estar ahí, en primera línea para cerrar filas con el vencedor. Y de esta manera, arañarle una más que jugosa cuota de poder en el partido en Madrid con la que recuperar la fuerza de otras épocas.

Habrá que esperar hasta el fin de semana para saber quién sale vencedor de esta tensión en la antigua federación del PSOE, así como el papel que van a jugar los acostistas en el futuro del socialista de la región.