Barberá lidera una revolución contra Rajoy

La alcaldesa de Valencia lidera una revolución en las filas del PP para librar a los populares de la región del férreo control que desde el ‘adiós’ de Francisco Camps ha impuesto Mariano Rajoy a través de su hombre de confianza en la comunidad: Alberto Fabra.

Rita Barberá se ha cansado del presidente de la Generalitat y de los dictados que desde Génova se ordenan a Fabra y que este sigue a pie juntillas. Así, cuando desde Madrid Rajoy ha pedido austeridad, el líder de los populares valencianos no ha tardado en anunciar el fin de los grandes eventos en la región como la Fórmula 1 o un plan de duros recortes contra los empleados públicos a pesar de la oposición pública de la alcaldesa.

Ante este sometimiento a las directrices del presidente del Gobierno, la regidora de la capital del Turia ha iniciado una serie de movimientos internos para desbancar al que es el máximo exponente de Rajoy en la región: Alberto Fabra, o, por lo menos, reducir a la mínima expresión su poder. Así, según han asegurado a EL BOLETIN observadores políticos en la región, Barberá se ha reunido en los últimos días con destacados dirigentes del PPCV como el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, para unir fuerzas contra el liderazgo de Fabra.

Y es que, las continuas improvisaciones del presidente de la Generalitat, como el plan de recortes que al final se ha quedado en la mitad, han despertado multitud de reproches en el seno del partido por la falta de coherencia en el mensaje que trasladar a los valencianos. Una corriente crítica de la que se quiere aprovechar Barberá en su deseo de plantear batalla a Rajoy.

El momento elegido por la regidora de la capital del Turia para este órdago no es casual. Barberá quiere tener a todos los críticos movilizados contra Fabra, ya que el jefe del Ejecutivo valenciano se tendrá que enfrentar dentro de menos de cuatro meses a un congreso regional en el que se renovarán los máximos órganos de dirección del partido.

Ante este ‘motín’, Fabra no se ha quedado quieto. El líder del PP valenciano ha decidido actuar y ha convocado a la cúpula del partido a una Junta Directiva el próximo martes a las 19 horas con el único objetivo de sofocar el fuego encendido por Barberá en las filas populares.