España, a la cabeza de científicos e ingenieros pese a la fuga de cerebros

Sede del CSIC
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

España puede presumir de sus habitantes, y es que dispone de una excelente plantilla de científicos e ingenieros, según recoge el último informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos. La fuga de cerebros ya lleva produciéndose desde hace varios años, sobre todo, hacia destinos como Alemania o Suecia. Sin embargo, pese a la masiva huida de mentes españolas en busca de un empleo digno, España se posiciona con una carrera de científicos e ingenieros por delante de ambos países europeos.

Según ha detallado el Instituto de Estudios Económicosen su informe sobre Competitividad Global del Foro Económico Mundial, España se encuentra muy bien posicionada en formación científica e ingeniería. Según el ranking de posiciones, los españoles estamos en el puesto 11 de un total de 144 países, destacando además en el cuarto lugar entre las naciones de la Unión Europea.

Pero a pesar de todo, el sistema económico y las condiciones laborales son incapaces de retener a nuestros brillantes candidatos, obligándolos a emigrar, a veces, de forma permanente de su país natal. Esta cuestión es la que defendió el rey Felipe VI junto a doña Letizia en un acto conmemorativo del 75 aniversario del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) celebrado ayer lunes. Felipe VI reafirmaba el hecho de que “España no puede permitirse el lujo de preparar a jóvenes científicos para que salgan al extranjero sin retorno posible”.

Sin embargo, el Gobierno mantiene otra postura, ya que “la huida de jóvenes investigadores es buena o, al menos, no siempre es negativa”, puntualizaba José Ignacio Wert, ministro de Educación. Y continuaba exponiendo que “si luego hay recursos suficientes para su regreso, es una de las mejores cosas que pueden hacer en su carrera científica”.

El Monarca discrepaba de las declaraciones del ministro, exponiendo que “es bueno fomentar la movilidad del talento, pero de ningún modo como consecuencia de una tasa de paro inaceptable”. Ante esto, Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC, admitió la marcha de investigadores españoles de España por la falta de salidas profesionales aunque puntualizó que “se trata de una leyenda urbana exagerada”. Lora-Tamayo declaraba a RNE que la fuga de cerebros no se considera a los profesionales que trabajen fuera de España por un tiempo determinado, a pesar de que la experiencia ha potenciado que muchos graduados y doctores no encuentren trabajo en la península.

La solución parece fácil, más empleo y menos fuga de cerebros. Pero para ello, primero es necesario que se invierta en educación, ciencia y sanidad, en lugar de continuar con los abusivos recortes, según mantienen las plataformas en defensa de la Educación Pública y diversas asociaciones de profesionales científicos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA