La ‘divina providencia’ aleja a Aguirre de la carrera por la alcaldía de Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El terremoto provocado por la detención de Francisco Granados merma las opciones de la ‘lideresa’ para ser la sustituta de Ana Botella, aunque con ella nunca se sabe. “Yo nunca he hecho planes en la política, siempre he estado en manos de la providencia y no me ha ido mal”. Así lo afirmaba Esperanza Aguirre en septiembre preguntada sobre su posible candidatura al Ayuntamiento de Madrid. Ahora, esta ‘divina providencia’ parece cruzarse de nuevo en el camino de la ‘lideresa’ tras la detención de Francisco Granados. Y es que, esta polémica coincide con los rumores que, cada vez con más fuerza, la señalan como la elegida para ser la cabeza de lista del PP a la Alcaldía.

El terremoto provocado por la ‘operación Púnica’, que ha supuesto el arresto del ex número dos de Aguirre y de varios alcaldes populares de la región, ha situado a la presidenta del PP madrileño en el centro de la ‘diana’. IU, Equo y UPyD han coincidido en reclamar explicaciones a la ‘lideresa’ por la detención de Granados.

Incluso, ella misma ha tenido que salir al paso del aluvión de informaciones que se sucedían esta mañana para admitir, según trasladaron fuentes de su entorno a ABC, que se encontraba “alucinada en colores” por lo que estaba pasando.

La noticia sobre esta operación policial contra la corrupción ha ‘resucitado’ el listado de exconsejeros y antiguos colaboradores de Aguirre que se han visto salpicados por alguna polémica y que no gusta nada en las filas del PP madrileño. Menos aún, a menos de siete meses de unas elecciones autonómicas y locales en las que los populares de la región carecen aún de candidatos.

Los tiempos de Mariano Rajoy han provocado que el PP sea el único partido que no conoce quiénes serán sus cabezas de lista. PSM y UPyD, lo tienen ya decidido, mientras que IU lo anunciará el próximo 30 de noviembre.

Precisamente, Aguirre es una de las principales bazas de los populares para la Alcaldía de la capital del Estado. A pesar de su incidente de tráfico en plena Gran Vía de Madrid con unos agentes de movilidad, la candidatura de la ‘lideresa’ ganaba cada vez más peso en Génova y se erigió como la única opción del PP para mantener el poder ante el ascenso de formaciones como Podemos.

Un futuro que puede verse truncado por la detención del que fuera su mano derecha. O no. Y es que, con Aguirre nunca se sabe. Tan pronto da un paso al frente y logra su objetivo de ser alcaldesa, como decide que esta misión no va con ella y deja que Génova se decante por otra u otro candidato.