Acusan a la Comunidad de Madrid de “obstaculizar” el derecho a huelga de los estudiantes

Manifestación de estudiantes - Foto: Raúl Fernández
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Sindicato Joven de CCOO denuncia que la Consejería de Educación está pidiendo a los directores datos de la falta de alumnos en las aulas. El sindicato Joven de CCOO denuncia que “está obstaculizando el ejercicio del derecho a huelga del alumnado” durante los paros de 72 horas que se han convocado para denunciar los “ataques” del ministro de Educación, José Ignacio Wert, a la enseñanza pública.

El Sindicato Joven de CCOO explica que con motivo de la convocatoria de la huelga de estudiantes, la Secretaría General de la Dirección de Área Territorial Este -que depende de la Consejería de Educación que dirige Lucía Figar- “se ha dirigido a los centros para pedir lo que ha denominado ‘incidencias’ de los días 21, 22 y 23 de octubre, cuando el alumnado está llamado a la huelga por sus representantes estudiantiles.

Para CCOO “este requerimiento excede las responsabilidades de los equipos directivos que no tiene por qué proporcionar esta información” criticando que se “considera incidencia la falta de estudiantes en el aula, cuando lo único que debería considerarse incidencia son las ausencias del profesorado”

Por ello, el Sindicato Joven de CCOO de Madrid denuncia que el único objetivo del escrito de la Consejería “es desmovilizar y coaccionar para evitar que la huelga de estudiantes sea un éxito, aunque no lo está consiguiendo”.

Y hace notar que “pese a los esfuerzos de la Administración, los estudiantes están demostrando su responsabilidad y su compromiso en la defensa de sus derechos, oponiéndose a la LOMCE y los recortes que deterioran la calidad y la equidad de la Educación Pública”.

Ante este comportamiento, desde CCOO se reclama a la Administración educativa que “respete el derecho a huelga de los estudiantes recogido en el párrafo 2 del artículo 8 de la Ley 8/1985, incorporado por la LOE, que reconoce a los alumnos a partir de tercer curso de la ESO su derecho a no asistir a clase si esta decisión fuese resultado del ejercicio del derecho de reunión, no considerándose la inasistencia como falta de conducta, ni motivo de sanción”.