Más de 80.000 firmas contra la ley de caza de Cospedal

María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Plataforma Ciudadana contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha sigue movilizándose contra una ley que permite disparar a perros y gatos. Más de 80.000 personas han firmado en la plataforma Change.org contra el anteproyecto de ley de caza de María Dolores de Cospedal que permite la caza masiva incluso de animales doméstico.

La iniciativa impulsada por la Plataforma Ciudadana contra la Ley de Caza de Castilla-La Mancha comenzó antes de que el anteproyecto de Ley de caza fuera aprobado por sorpresa a finales de septiembre, pero la treintena de colectivos que compone dicha plataforma quiere continuar luchando y presionar el Gobierno regional y al PP para que el texto sea modificado en las Cortes regionales. por la vía de enmiendas.

La Plataforma pide la firma contra una ley con la que “se podrá disparar a perros y gatos sueltos. Se podrá matar a lanzazos a animales. Un cazador te podrá prohibir ir andando por el campo, en bici, con tus hijos, o tu perro. Un niño de 14 años podrá llevar un arma.”

Denunciando que la normativa “contiene un gran número de artículos que de aplicarse afectaran de forma muy negativa tanto al derecho de los ciudadanos a disfrutar del medio ambiente, como al bienestar animal y a la protección del rico Patrimonio Natural de Castilla-La Mancha. Alertando que “también actividades tan importantes para la economía rural como son el ecoturismo, los aprovechamientos forestales, la pesca, las explotaciones avícolas o agropecuarias, se verán relegadas y afectadas al darse prioridad ante todo a la caza”.

La Plataforma Ciudadana advierte, como viene haciendo durante el tiempo que la norma ha estado sometida a información pública, que la ley plantea “por ejemplo sancionar como infracción muy grave el simple hecho de molestar involuntariamente a la caza o que se vayan a multiplicar los terrenos vallados. También que se faciliten prácticas crueles o de caza masiva que atentan contra la sostenibilidad y los derechos de los animales, incluidos los domésticos. O que se desregule y subvencione la caza a la par de que se permitirán nuevas actuaciones que impactarán en áreas del máximo valor ambiental, como las zonas criticas para especies en peligro o de la Red Natura 2000”.