Mónica de Oriol pide que el Estado asuma los costes de la conciliación laboral y familiar

Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta del Círculo de Empresarios presume de haber abierto un debate «necesario» cuando dijo que no contrataría a mujeres que pudieran quedarse embarazadas. La presidenta del Círculo de Empresarios, Monica de Oriol, asegura que sus palabras sobre la contratación de la mujer se entendieron “en un sentido contrario a lo que pienso y a lo que practico en mi vida familiar y laboral”.

En una tribuna de opinión en el diario El Mundo, De Oriol señala que su objetivo era que la sociedad española aborde “seriamente” el debate de la conciliación familiar para que se busquen y apliquen soluciones al problema y cree que, tras sus polémicas declaraciones, se ha puesto encima de la mesa.

“¿Tiene posibilidades de diseñar su carrera profesional en igualdad de condiciones con un hombre?”, pregunta la presidenta del Círculo de Empresarios, quien advierte que no es así, porque a pesar de que “el camino recorrido ha sido enorme. El que queda también” lo es.

De Oriol cree que ha que facilitar a la mujer las mismas oportunidades que los hombres y, según plantea, el derecho a la jornada reducida tras la maternidad –al que se acogen mujeres mayoritariamente- se ha transformado en una barrera de entrada al mercado laboral porque la legislación impide el despido de estos trabajadores. “Es decir, se pone una barrera de salida. Y una barrera es eso, una barrera que se acaba transformando en barrera de entrada”, afirma.

“Otro hecho real es que estas mujeres trabajadoras con edades entre los 24 y 45 años reciben menos ofertas de trabajo con contratos indefinidos y propuestas de promoción que los hombres. Y la discriminación se acentúa en el caso de mujeres de baja cualificación y que se encuentran en empresas pequeñas de menos de 10 trabajadores. Y este tipo de pequeñas empresas representan en España el 99% del tejido empresarial. ¿Hay causalidad?”, añade.

En este sentido, apunta que “si aceptamos que tanto la conciliación de la vida laboral y familiar y las políticas de natalidad son un bien público, entiendo que es la sociedad en su conjunto la que debería asumir la responsabilidad de potenciar ambos y debiera ser una política de Estado, socializando su coste y valorando los distintos efectos que tiene en ámbitos laborales tan diversos como una microempresa de tres trabajadores, una PYME de 300 o una grande de 3.000”.

Así propone soluciones como la gratuidad y universalidad de las guarderías mediante cheques guardería, rebajar las cuotas a la Seguridad Social por cada hijo menor de 18 años, elevar las ayudas o prestaciones por hijo a cargo hasta los 18 años, descuentos en el IRPF “de [email protected] [email protected] de los gastos relacionados con el cuidado de los hijos”, permisos de paternidad y maternidad compartidos y de igual duración; horarios flexibles de entrada/salida, jornadas intensivas, apoyo al teletrabajo…