CCOO pide que los protocolos de seguridad no se limiten a los servicios sanitarios

Sede de CCOO
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sindicato dice que Madrid ha incumplido la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y ha atentado contra los derechos de los trabajadores al no garantizar la seguridad de Teresa Romero. Las críticas contra el Gobierno y la Comunidad de Madrid por su gestión de la crisis del ébola no dejan de sucederse. Hoy ha sido CCOO el que ha vuelto a salir a denunciar los fallos que se están cometiendo, y ha pedido que los protocolos de seguridad no se restrinjan al sector sanitario. El sindicato quiere que se apliquen también en otros sectores que pueden estar en contacto con el virus y que corresponden tanto a las administraciones públicas como a empresas privadas, sobre todo tras las privatizaciones como la del servicio de ambulancias o de limpieza.

La petición la ha lanzado el secretario general de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, en una rueda de prensa. Tal y como ha dicho, hasta ahora hemos hablado de protocolos para el sector sanitario, pero no hay que olvidar que hay otros sectores que también pueden llegar a entrar en contacto con el virus como el del “transporte de enfermos (ambulancias), los trabajadores de la limpieza, el transporte y tratamiento de cadáveres y muestras biológicas, el sector aéreo, el personal de emergencias, la Guardia Civil… Estamos asistiendo a un conjunto de carencias, de insuficiencias, de errores, donde no sólo no se han cumplido las medidas de seguridad en el sector sanitario, sino en ninguno”.

Además, Cedrún ha criticado que ante esta situación de “emergencia sanitaria” hayan “fallado las medidas de prevención”, lo que ha provocado el contagio de la auxiliar de enfermería que atendió al misionero Manuel García Viejo, Teresa Romero. “Tendrán que depurarse responsabilidades”, ha dicho el líder de CCOO Madrid, porque “se han incumplido la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y se ha atentado contra los derechos de los trabajadores recogidos en el Real Decreto 664/1997” sobre la protección contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos.

Según ha explicado, “Teresa sufre el daño de un accidente laboral”, y la empresa -en este caso, la Comunidad de Madrid- “ha actuado en materia de prevención de forma miserable”. “La Consejería de Sanidad lo sabe y por eso trata de responsabilizar a la trabajadora. Pretende tapar sus responsabilidades, que son civiles y penales, y por eso están lanzando una batería de denuncias intentando culpar a la víctima para intentar evitar la vía penal que les va a caer”, ha denunciado Cedrún.

CCOO ya ha puesto este caso en manos de la Fiscalía de Siniestralidad, a la que ha pedido que investigue los hechos y si se ha expuesto a la auxiliar de enfermería a un riesgo. Asimismo, exige “convocar Comités de Salud Laboral en todas las empresas y sectores afectados para garantizar que se cumpla Ley de Prevención de Riesgos Laborales”. El objetivo, ha dicho Cedrún, es que “todos los trabajadores tengan toda la información, todas las medidas de prevención”, y que se haga “con urgencia”.

Reclaman el cese de Ana Mato y Javier Rodríguez para “terminar con la alarma y el temor que están generando”.

Otra de las peticiones lanzadas por el sindicato es que se establezca la “coordinación empresarial” para hacer efectivas estas medidas de prevención, y que la Inspección de Trabajo designe un equipo “dedicado por entero a esta emergencia sanitaria”, que se dedique a “controlar y vigilar que se cumple la Ley de Prevención porque estamos ante un agente bacteriológico letal”.

Además, el líder de CCOO Madrid ha señalado que “buena parte de los problemas actuales tienen que ver con la política de recortes sanitarios y con el desmantelamiento del Hospital Carlos III”. Es por ello que el sindicato exige al Gobierno una “rectificación”, restaurando e incrementando la capacidad del hospital para estas enfermedades.

Es más, Cedrún ha dicho que para “terminar con la alarma y el temor que Gobierno y la Comunidad de Madrid están generando entre los trabajadores y la ciudadanía” con su “incapacidad” para gestionar esta crisis y con los “bochornosos desencuentros entre ambas administraciones con los que desayunamos cada mañana”, es necesario “cesar a Ana Mato y a Javier Rodríguez”.

“CCOO cree que es el momento de hacer un relevo inmediato en el Ministerio y en la Consejería, sería un ejercicio de responsabilidad de Rajoy y González”, ha dicho Cedrún, que ha pedido “que se deje trabajar a los profesionales” porque son ellos los que hacen posible que “a pesar de la desastrosa dirección política de esta emergencia sanitaria la cosa no haya ido a mayores”.

El sindicato exige “un nuevo equipo de Estado, capaz de terminar con la situación caótica actual y de cumplir con medidas de prevención”, ya que a su juicio “si damos seguridad terminaremos con el miedo que se les ha metido en el cuerpo a los trabajadores, y habrá más compañeros que se impliquen” en la atención de pacientes con ébola.

Dos meses de retraso

Por su parte Rosa Cuadrado, secretaria general de la Federación de Sanidad de CCOO Madrid, ha criticado la tardanza de los gobiernos central y autonómico en proporcionar a los sanitarios del Hospital La Paz-Carlos III los protocolos de atención a enfermos de ébola. El primer enfermo de ébola, Miguel Pajares, llegó el 7 de agosto, y no fue hasta el 7 de octubre, cuando se publicó dicho protocolo en la Intranet del centro.

“No es la manera de hacer las cosas, y una trabajadora ha perdido la salud por la falta de prevención, de adecuación de los protocolos, por la falta de seguridad. Todo esto hubiera podido no suceder”, ha remarcado Cuadrado, que ha exigido que todos los hospitales tengan protocolos singularizados a las peculiaridades de cada centro.

Sobre todo, ha dicho, para evitar problemas como los registrados en el Hospital de Alcorcón. “Si los hospitales hubiesen estado mínimamente preparados para atender unas horas a pacientes sospechosos, no se hubiese dado la situación caótica del centro, con trajes que no eran de la talla adecuada, residuos que han estado durante días en la sala donde estuvo la paciente, con profesionales sin formación ni preparación para atender a los enfermos… Estas situaciones no se deberían repetir, y para ello sólo hace falta adecuar los medios, hacer un esfuerzo mínimo de coordinación y gestión adecuado para no llevarnos a esta situación de crisis”, ha sentenciado.