La Marea Blanca: “La actitud del consejero de Sanidad es éticamente despreciable e insultante”

Manifestante de la Marea Blanca - Foto: Raúl Fernández
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El colectivo pide su dimisión porque su permanencia en la Consejería de Sanidad supone un “grave riesgo” para la salud de todos los madrileños. Las últimas palabras del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid sobre las causas del contagio por ébola de Teresa Romero, la auxiliar que atendió al misionero Manuel García Viejo, podrían acabar por pasarle factura. La Marea Blanca ha pedido hoy la dimisión de Javier Rodríguez ya que le considera “incapaz” de gestionar esta crisis. El colectivo dice también que su permanencia en el cargo supone un “grave riesgo” para la salud de los madrileños.

Tal y como señala la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (Adspm) en un comunicado, Rodríguez “intenta trasladar” su responsabilidad a una persona enferma “que lo está por atender voluntariamente y con poco entrenamiento a un enfermo con alto riesgo de contagio”, en referencia a sus palabras acerca de la auxiliar de enfermería.

Para la Marea Blanca, “la actitud del consejero es éticamente despreciable e insultante para los profesionales sanitarios”, sobre todo cuando fue él quien tomó la decisión de asumir el tratamiento de los enfermos de ébola repatriados en el hospital Carlos III de Madrid “sin garantizar ni los medios técnicos, ni la formación, ni el entrenamiento suficiente del personal sanitario” para ello.

“La actitud del consejero es éticamente despreciable e insultante para los profesionales sanitarios”

La Adspm recuerda que la Consejería de Sanidad se responsabilizó del seguimiento de los sanitarios que trataron a los enfermos y “lo realizó de manera irregular, sin garantías suficientes”, lo que explica el contagio de Teresa Romero. Además, remarca que pese a que la auxiliar informó de que presentaba síntomas, el departamento que dirige Rodríguez no adoptó las medidas adecuadas para su tratamiento y aislamiento “con los riesgos que ello supone tanto para la enferma como para la diseminación de la enfermedad”.

“La atención a esta enferma no se realizó con las suficientes garantías de seguridad para el personal sanitario”, ha subrayado el colectivo, que también ha criticado que a día de hoy todavía no se ha dado “una información suficiente”, ni hay un registro o encuesta epidemiológica de las personas que vivían en el mismo edificio de la afectada.

Asimismo, ha criticado el “desmantelamiento” del Carlos III, al que la Comunidad de Madrid convirtió en un centro de media y larga estancia y pese a ello decidió reabrirlo en “condiciones precarias” tras la llegada de los enfermos de ébola.

Dimisión fulminante

Y en los mismos términos se ha expresado CCOO, que ha exigido la “dimisión fulminante” de Rodríguez por la “deplorable gestión de la crisis sanitaria producida por el ébola”. En opinión del sindicato, es “intolerable” que la Consejería de Sanidad esté actuando conforme lo está haciendo en estos momentos, acusando a la auxiliar cuando le corresponde a esta institución la aplicación del ‘Protocolo de actuación frente a casos sospechosos de enfermedad por virus Ébola (EVE)’ elaborado por el Ministerio de Sanidad.

CCOO afirma que tal como demuestran los acontecimientos ocurridos y como reconoce el Ministerio de Sanidad, su aplicación se ha llevado ‘con cierta relajación’, lo que está causando “alarma social” tanto en la ciudadanía como entre los trabajadores de la sanidad madrileña. Y pese a ello, sin haber concluido la investigación, Javier Rodríguez ha convertido un desafortunado accidente en un “circo mediático” al afirmar públicamente que la profesional afectada había mentido y ocultado información a su médico.

“Una vez más, intentan desviar la atención de la ciudadanía para trasladar toda la responsabilidad a esta profesional, en lugar de asumir la pésima gestión que vienen acometiendo”, dice el sindicato, que considera que el responsable de la Consejería de Sanidad “no está capacitado para continuar” en el cargo “puesto que no ha demostrado estar a la altura para dirigir esta crisis”.

Es por ello que el sindicato “no puede por menos que exigir su dimisión y el nombramiento de un profesional capaz y de prestigio que aborde, con criterios de profesionalidad y responsabilidad, este escenario”. Y señala que si Rodríguez no dimite hoy mismo, debería ser el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, “quien lo destituya”.