Javier Rodríguez dice estar “tranquilo” porque ya no tiene que buscar más causas de contagio

Javier Rodríguez, consejero de Sanidad de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El consejero de Sanidad madrileño dice, tras el contagio de ébola, que puede que algunas personas “necesiten un curso más largo” para aprender a ponerse el traje de aislamiento. Javier Rodríguez ha confesado sentirse “tranquilo” tras conocer que el contagio por ébola de Teresa Romero, la auxiliar que atendió al misionero Manuel García Viejo, se produjo por un error “involuntario” de la profesional al quitarse el traje de aislamiento. Sobre todo, ha dicho, porque la Consejería de Sanidad ya no tiene que “buscar otras causas” de esta crisis.

Tal y como ha dicho en una entrevista a RNE, parece ser que la causa del contagio se debe a que la auxiliar se tocó mientras se quitaba el traje “sin poder ser observada por nadie” a pesar de que había una cámara y una persona que la estaba ayudando. Se trató de un “movimiento involuntario que pasó desapercibido” con el que “se incumplió la norma”, aunque ahora en la Consejería de Sanidad “nos quedamos más tranquilos porque no tenemos que buscar otras causas de contagio del ébola”, ha dicho Rodríguez.

El consejero de Sanidad madrileño ha aseverado que se ha dado “la misma formación” sobre cómo atender a los enfermos a todos los sanitarios, y ha recordado que en el primer caso no hubo problema y participaron sesenta profesionales.

No obstante, ha señalado que puede que haya personas que “necesiten un curso más largo” para aprender a ponerse y quitarse el traje de aislamiento, por lo que habrá que “revisar” el protocolo seguido a este respecto.

Y aunque Rodríguez ha reconocido que acusar a Teresa Romero de mentir fue “desafortunado”, ha recalcado que la auxiliar “sí ocultó información” porque no reconoció que pudo haber cometido un error hasta dos días después de su ingreso.

Por último, ha afirmado que no hay ningún tipo de tensión con el Ministerio de Sanidad. “Sólo decimos que hemos seguido el protocolo”, aunque ahora está claro que “esas normas no han sido suficientes”.