Baltasar Garzón achaca la irrupción de Podemos a una “política decrépita” y “eso no es populismo”

Baltasar Garzón, exjuez de la Audiencia Nacional
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ex juez de la Audiencia Nacional destaca que los ciudadanos quieren “más participación, más democracia y que se cumplan los contratos electorales”. Baltasar Garzón tiene claros los motivos por los que Podemos ha irrumpido como nunca antes una fuerza política había hecho. Según el exjuez de la Audiencia Nacional, el ascenso de los de Pablo Iglesias “es la respuesta a una acción política decrépita en la mayoría de los casos, a un reparto entre los aparatos de los diferentes partidos políticos y que los ciudadanos quieren más participación, más democracia y que se cumplan los contratos electorales”.

Así lo afirma en una entrevista en la revista Jot Down en la que, preguntado por Podemos, rechaza que se trate de un caso de “populismo” y advierte que es “un mensaje clarísimo a las demás estructuras partidarias”. “Mucha gente está poniendo en cuestión el sistema y lo que hay que hacer es pararse a pensar y ponerle remedio”, remarca Garzón.

Una situación que conoce muy bien el exjuez, que preside la iniciativa Convocatoria Cívica que aboga por el consenso y por el “cambio social que necesita España” en el que “caben todos aquellos que estén dispuestos a pelear para que los derechos y el estado de bienestar no sean un espejismo”.

Más allá del ascenso de Podemos, Garzón habla en la mencionada entrevista del proceso soberanista de Cataluña. Y lo hace para manifestar su “respeto” por “el derecho a la consulta del pueblo catalán y que debemos estar donde estamos si queremos estar”. En su opinión, “debería ser posible avanzar y buscar la fórmula para que esa consulta se realice, es decir, potenciar el diálogo con respeto a la legalidad” y llega a abogar “iría por la adopción de un modelo federal”.

Gürtel

El exjuez ve una “contradicción” que él se encuentre ahora mismo fuera de la judicatura y el caso Gürtel aún no esté siendo juzgado. “No tiene sentido”, afirma en esta revista, “porque podía haberse decidido que primero se juzgara la Gürtel, se viera el resultado y luego se juzgara si se había hecho bien o no”. “En todo caso, llama la atención que el único condenado por el caso troncal de Gürtel sea el juez que lo sacó a la luz”, destaca.

Continuando en temas judiciales y preguntado sobre el caso Urdangarin, Garzón no tiene reparos en decir que “hay una justicia de primera, de segunda y de tercera categoría”. “

Hay una justicia de élite y otra para aquellos que carecen de todo. Ese es el combate que tenemos que dar”, defiende, para “conseguir realmente que haya una justicia social verdadera y una acción judicial realmente independiente, imparcial y realmente protectora de los derechos de aquellos que más lo necesitan y no que se nos pongan esas garantías tan absolutas cuando los que se enfrentan a la justicia son los poderosos”.