IU y UPyD llaman a las administraciones a boicotear a la empresa de Mónica de Oriol

Mónica De Oriol, máxima responsable de Seguriber
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mónica De Oriol es la máxima responsable de Seguriber, la empresa que vigilaba el Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, cuando murieron cinco jóvenes. Los grupos parlamentarios de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) han hecho un llamamiento a las administraciones públicas a no contratar con la empresa que dirige la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, por desaconsejar públicamente la contratación de embarazadas.

Mónica De Oriol es la máxima responsable de Seguriber, la empresa que vigilaba el Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, cuando murieron cinco jóvenes. Además de seguridad, ofrece servicios de limpieza, jardinería o mantenimiento y tiene distintos contratos con las administraciones.

De Oriol aseguró este jueves que prefiere contratar a mujeres menores de 25 y mayores de 45 porque no se quedan embarazadas, unas declaraciones polémicas que se suman a las realizadas en los últimos meses, cuando dijo que los ‘ninis’ no “servían para nada” y por ello debían cobrar menos del salario mínimo.

Gaspar Llamazares ha tachado sus últimas palabras de «claramente sexistas» y «discriminatorias» y, de hecho, ha advertido de que si ella aplicara en su empresa lo que defiende, estaría «incumpliendo la ley». En declaraciones a Europa Press, el líder de Izquierda Abierta ha pedido que la Administración investigue la política de contratación de Seguriber y, en caso de confirmarse que discrimina por razón de sexo, «poner el asunto en manos de la Fiscalía para que actúe y, en consecuencia, excluirla de los contratos públicos».

En términos similares se ha expresado el portavoz de Igualdad de los magenta, Toni Cantó, quien tras mostrar su perplejidad por que los empresarios sigan teniendo representantes «al estilo Díaz Ferrán», ha apuntado que las administraciones no deberíancontratar con empresas que tienen dirigentes que, como De Oriol, parecen «trogloditas».