Margallo defiende a Cañete y pregunta si para ser político hay que ser “pobre de solemnidad”

José Manuel García-Margallo, ministro de Exteriores
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El ministro de Exteriores tira de ‘ocurrencia’ para defender la candidatura de su excompañero de gabinete a comisario europeo. Miguel Arias Cañete cuenta con todo el apoyo de sus excompañeros de gabinete en su comparecencia de hoy ante la Eurocámara para defender su candidatura a comisario europeo, y así lo ha hecho saber hoy José Manuel García-Margallo. El ministro de Exteriores ha dicho que espera que el que fuese titular de Agricultura supere el examen sin problemas y ha tratado de zanjar el debate sobre su idoneidad tirando de ‘ocurrencia’.

¿Para ser político hay que ser pobre de solemnidad y estar dispuesto a no trabajar en ningún otro sitio?”, se ha preguntado Margallo durante una entrevista en la Cadena SER, donde ha querido dejar claro que la vida privada de Cañete no provoca un conflicto de intereses con su candidatura a comisario de Acción Climática y Energía.

Al ser preguntado por las críticas que ha recibido su excompañero y por la campaña en contra que le han montado varios partidos -Izquierda Plural, Podemos, Esquerra Republicana y Compromís-, Margallo ha señalado que “la Comisión del Parlamento ha dicho que no había conflicto de intereses” y ha remarcado que “Cañete ha sido un magnífico ministro de Agricultura y un magnífico candidato”.

Por ello, ha dicho, “poner chinitas en el zapato al señor Arias Cañete” es algo que le produce “cierta tristeza”, sobre todo porque en su opinión “las querellas internas no se deben dirimir en el extranjero”. El ministro de Exteriores también se ha mostrado sorprendido de que el PSOE esté intentando debilitar la candidatura del español, ya que “nunca he visto que el partido de la oposición intente cerrar el camino a un candidato de su país”.

Y sobre la venta de acciones en empresas petroleras que llevó a cabo Cañete tras conocerse su candidatura, Margallo ha considerado que lo hizo porque “sería lo que le exigían”. Tras ello, ha aseverado que su excompañero “es un profesional y creo que los profesionales deben ir a la política y no al revés. Si es legal no hay nada que discutir”, ha zanjado.

Cataluña

Por otro lado, sobre la situación en Cataluña el titular de Exteriores ha dicho que “la unidad de España es la mayor preocupación del Gobierno” y que “si el movimiento secesionista no está dispuesto a acatar la ley es muy difícil sentarse a hablar”.

“Vamos a respetar todos la ley y a partir de ahí todo es posible”, ha insistido una y otra vez Margallo, que en clara referencia al PSOE ha dicho que antes de hablar de reformar la Constitución hay que responder tres cuestiones: qué se quiere reformar, con quién y para qué.

A su juicio, el texto actual está “absolutamente vigente”. Eso, unido a que “la Constitución tiene un grado de elasticidad que permite que se vaya adaptando” y que “se puedan cambiar las reglas de la convivencia desde la legalidad vigente” hace que no sea urgente la reforma que exigen los socialista. Incluso, ha remarcado, en el caso de que lo que se pretenda es modificar el sistema de financiación “se puede reformar sin tocar la Constitución”.

En el caso concreto de Cataluña, el responsable de Exteriores ha indicado que su singularidad ya está reconocida en la Constitución. “Cataluña tiene un grado de autonomía realmente importante, más que un cantón suizo”, ha dicho Margallo, que no obstante ha reconocido que “probablemente se han hecho muchas cosas mal” pero “ahora de lo que se trata es de bajar el suflé, de curar heridas”.

Y aunque no ha marcado la ruta a seguir después del 9 de noviembre, fecha fijada para la consulta soberanista, ha remarcado que el único camino es respetar la ley. “A partir de ahí todo es posible, ha concluido.