Rajoy quiere tener los deberes hechos antes de la visita de Sarkozy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha puesto manos a la obra para llegar con los deberes hechos a la reunión que mantendrá el próximo 16 de enero en el Palacio de La Moncloa con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. Antes de la visita del mandatario galo, el Ejecutivo aprobará un ajuste de 4.000 millones de euros y la Ley de Estabilidad Presupuestaria, en la que se incorporan los límites de gasto y endeudamiento vinculantes para las administraciones públicas.

Mariano Rajoy quiere dejar con buen sabor de boca al jefe de Estado francés en el primer encuentro que mantendrá con él como presidente del Gobierno, ya que en la reunión que celebraron el pasado día 3 de diciembre durante la cumbre del Partido Popular Europeo todavía no había tomado posesión de su cargo.

Por eso, el presidente del Gobierno aprovechará la cita fijada a mediados de enero, cuando Sarkozy viajará a Madrid para recibir la condecoración de El Toisón de Oro que concede el Rey por su colaboración en la lucha contra ETA, para mostrar al mandatario galo los avances que ha hecho España en materia económica desde la última vez que se vieron para recuperar la senda del crecimiento.

Cuando se celebre esta reunión, Rajoy ya habrá puesto en marcha el primer paquete de ajuste del gasto, algo que ya avanzó al propio Sarkozy en diciembre. Concretamente, y según anunció el titular de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, el Consejo de Ministros aprobará mañana un ajuste de 4.000 millones de euros que limitará provisionalmente los gastos en los que puede incurrir cada departamento del Gobierno.

Se trata de la parte proporcional para el primer trimestre del total de los 16.500 millones que habría que recortar en el conjunto del año, según el Ejecutivo central, para cumplir con el objetivo de déficit público del 4,4% del PIB fijado para el próximo ejercicio. No obstante, el recorte definitivo no llegará hasta el mes de marzo, cuando se espera que el Gobierno desvele su proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para 2012.

Junto a esta medida, y tras el descanso de Reyes, el primer Consejo de Ministros del nuevo año, que se celebrará el 13 de enero, justo antes de la visita de Sarkozy, tiene previsto aprobar la reforma del artículo 135 de la Constitución, pactada entre el PP y el PSOE a finales del pasado verano, para introducir el principio de estabilidad presupuestaria, que incorpora los límites de gasto y endeudamiento vinculantes para las administraciones públicas.

Una medida que permitirá a España asumir, según indicó Rajoy en su discurso de investidura, todos los compromisos con la Unión Europea, ya que se establecerán los criterios para la reducción progresiva de deuda hasta el 60% en 2020 y se fijará en un 0,4% el déficit estructural global máximo del conjunto de las administraciones públicas a partir de 2012.