El escándalo de Volkswagen ya tiene a un primer culpable del fraude

Volkswagen
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un veterano ingeniero se declara culpable de participar en la trama conspirativa para manipular las emisiones de CO2. James Liang no es ningún personaje famoso. No es un hombre conocido… por lo menos, hasta hoy. Liang se ha convertido en el primer acusado del caso Volkswagen. El ingeniero de la compañía alemana ha reconocido este viernes en un tribunal federal de Detroit que participó en una trama conspirativa cuyo fin era engañar a los reguladores y a los clientes, es decir, manipular las emisiones de CO2 de los vehículos diesel.
 
Los movimientos en el fraude de Volkswagen comienzan a realizarse. De hecho, el Bundestag ha iniciado los trabajos con el fin de resolver varias incógnitas: ¿desde cuándo sabía Angel Merkel el fraude? ¿Y el Gobierno? Por el momento, Liang, veterano miembro del núcleo duro de ingenieros que diseñó la trama, tal y como recuerda El País, ya se enfrenta a cinco años de prisión.
 
El trabajador llegó a la compañía alemana en EEUU en 2008, dos después de que se perfilara el fraude, según la investigación que está en curso. Y ocho años después se ha declarado culpable y se ha puesto a disposición de las autoridades estadounidense para cooperar y reducir la pena de un lustro.  
 
El trabajo de Liang en la trama llegó hasta 2014 y 2015, años en las que el ingeniero participó en las pruebas que realizaron los reguladores en California cuando comprobaron que había un desfase enorme entre las pruebas que se realizaban en laboratorio y con los coches rodando en condiciones normales de tráfico.
 
Mientras se siguen dando pasos en el caso (en agosto el Departamento de Justicia de EEUU aseguró que contaba con pruebas para actuar contra la multinacional por vía penal), Volkswagen mueve sus fichas negociando los términos de la sanción para evitar que el expediente finalice en los tribunales.