Mónica García ve superadas las disputas del pasado y habla de «convivencia ejemplar» en el bloque progresista

Mónica García, médica y diputada de Más Madrid en la Asamblea de Madrid

Mónica García

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La líder regional de Más Madrid, Mónica García, ha defendido este martes la buena sintonía entre los tres partidos de izquierda con representación en la Asamblea de MadridMás Madrid, PSOE y Podemos–, dando por superadas las disputas del pasado, y ha puesto en valor el «camino recorrido» a la hora de llegar a acuerdos.

«No habrá ningún problema en seguir dando pasos en este sentido», ha recalcado la diputada regional, que ha subrayado que las posibles discrepancias no solo se han suavizado, sino que se han «eliminado» y ha hablado de una «convivencia ejemplar entre los grupos progresistas» madrileños.

Esa sintonía entre las tres formaciones no cree que cambie con la incorporación de Pablo Iglesias

Asamblea de Madrid
Asamblea de Madrid

«Hemos hecho estrategias conjuntas, hemos estado muy al unísono y hemos estado con ese frente objetivo común de que Isabel Díaz Ayuso y los 25 años del PP salieran de la Puerta del Sol. En ese aspecto llevamos muchísimo camino recorrido», ha defendido la líder regional de Más Madrid, que ha recordado que «siempre ha tenido una comunicación directa» tanto con el candidato con Ángel Gabilondo (PSOE) como con Isa Serra (Podemos) «como todo aquel que quisiera hablar de este problemón» de Ayuso al frente de Madrid.

En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, García ha dicho creer que esa sintonía entre las tres formaciones no cree que cambie con la incorporación de Pablo Iglesias al tablero electoral madrileño porque todas ellas son conscientes de que en estos comicios «nos estamos jugando mucho», aunque ha admitido que la llegada el vicepresidente «incrementa la polarización».

«Tenemos que conseguir que la gente se involucre, que sienta que al final su futuro depende de las pequeñas piedras que vayamos poniendo a partir del 5 de mayo»

«La presidenta Ayuso ha estado fijándose más en ella misma que en solventar el peor momento de los madrileños. Eso pesa tanto que estoy convencida de que no vamos a tener ningún problema», ha subrayado la diputada regional.

En este sentido, ha apostado por dejar de lado la «política polarizada y crispada» para optar por la «centrada» en lo que verdaderamente importa a los madrileños que ella va a practicar porque en esta crisis generada por la pandemia de la Covid-19 «hay que bajar a la calle más que al barro».

En cuanto a la decisión de concurrir en solitario, la diputada en la Asamblea de Madrid ha admitido que antes del anuncio del vicepresidente y líder de Podemos de presentarse a las elecciones autonómicas del 4 de mayo estaban «muy preocupados» al temer que Podemos quedara sin representación en la cámara autonómica al no llegar al 5 por ciento necesario para ello.

«Es una oportunidad de que esto cambie. Es verdad que cambiar 25 años del PP, de esa manera de hacer política y de esa red clientelar que ha extendido por todas las instituciones no va a ser fácil, pero es un reto que merece la pena»

El haber superado ese temor, con las tres formaciones de izquierda por encima del 5 por ciento, ha sido determinante para que su formación diera el paso de concurrir en solitario y rechazar la oferta de Iglesias para una candidatura unitaria.

«Tenemos que conseguir que la gente se involucre, que sienta que al final su futuro depende de las pequeñas piedras que vayamos poniendo a partir del 5 de mayo. Con tres opciones con posibilidad de arrebatar la Puerta del Sol a Ayuso y acabar con esas las políticas tan perniciosas, hemos creído que esa es la mejor opción», ha defendido.

En este sentido, ha admitido que, previamente al salto sorpresivo de Iglesias a la campaña madrileña, Más Madrid se había planteado un pacto a tres entre las formaciones de izquierda con representación en la Asamblea. «Solo una noche he dormido mal, cuando pensaba que no llegaba al 5 por ciento», ha señalado sobre Podemos, recordando que en 2015 se quedaron «a nada» de arrebatar el gobierno a la ‘popular’ Cristina Cifuentes.

Era una decisión que había que adoptar con «rapidez y premura» y con pocos datos ante el plazo para presentar coaliciones, ha explicado, pero ahora ese factor «se ha despejado» y supone una «oportunidad y un revulsivo» para que la gente se anime a votar.

«Es una oportunidad de que esto cambie. Es verdad que cambiar 25 años del PP, de esa manera de hacer política y de esa red clientelar que ha extendido por todas las instituciones no va a ser fácil, pero es un reto que merece la pena», ha zanjado.