www.elboletin.com

Enrique Bañuelos desembarca en Amper

jueves 04 de junio de 2009, 00:00h
El empresario Enrique Bañuelos, uno de los exponentes de la burbuja inmobiliaria de nuestro país, vuelve a casa con Amper años después de haberse deshecho de su paticipación en Quabit, la ‘ladrillera’ que él fundó como Astroc. A través de su instrumental de inversión internacional Veremonte, ha adquirido un 28,38% de la tecnológica española por 20 millones de euros.

En concreto, Bañuelos suscribirá íntegramente la ampliación de capital anunciada por Amper el viernes por casi un 20% de su accionariado a un precio de 14,72 millones de euros. Así lo ha comunicado este lunes la cotizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores -que el viernes llegó a suspender al valor de cotización- al término de la sesión extraordinaria de un consejo de administración en el que se han cerrado los términos del desembarco del empresario, ahora centrado en inversiones en Latinoamérica y, más concretamente, en Brasil. Veremonte adquirirá cada título de Amper por 1,7 euros.

Un precio unitario que supone una prima del 1,8% frente al cierre del pasado martes, la sesión previa a que el empresario inmobiliario comenzara a tomar posiciones en Amper. Y es que, el miércoles, Veremonte se hizo con la participación del 9,2% en la cotizada que obraba en manos de Liberbank como herencia de la entrada de Cajastur en Caja Castilla-La Mancha. Con estos dos movimientos, Enrique Bañuelos se hará con el poder de la compañía por delante del resto de inversores de referencia que siguen presentes en la compañía: el fondo nórdico Tvikap (17,37%), Telefónica (4,56%), Banca Cívica (4,02%), Naropa Cartera (3,99%) y Liquidambar Inversiones Financieras (3,95%).

Tal y como se ha destacado desde la compañía tecnológica y desde sectores cercanos al empresario saguntino, su desembarco es para largo. Algo que los inversores han celebrado con alzas de hasta el 6% para Amper en el Mercado Continuo. Los expertos explican que la llegada de Bañuelos como socio industrial y no con la intención de únicamente recapitalizar la compañía y sacar tajada del plato abre la posibilidad a que Amper crezca con fuerza en América Latina, donde ya está presente a través de su filial eLandia y en donde Bañuelos se ha especializado en los últimos años.

La noticia, que aleja la posibilidad de que recale en Amper un inversor estadounidense como algunos gestores e inversores habían especulado en los últimos meses, daba pie a un volumen de negocio ocho veces superior a su media anual diaria cuando aún quedaba más de una hora para el cierre de este lunes. Los gestores que lideraban los saldos netos compradores eran los de BBVA, Mercavalor y Caja Laboral; mientras que Finanduero -el bróker de Caja España-Duero-, Bankia Bolsa y CaixaBank lideraban los de ventas.

Vuelta a casa

El regreso de Enrique Bañuelos a las finanzas a este lado del Atlántico llega después de que el empresario valenciano haya hecho una importante caja con una de sus participaciones en Brasil, el mercado latinoamericano donde más negocios ha cerrado desde su partida de Astroc. La vuelta a casa llega dos años después de que Veremonte abriese su primera oficina de representación en nuestro país, en Madrid, en diciembre de 2010.

Precisamente sobre su vieja inmobiliaria, ahora rebautizada como Quabit, planeaban hasta ahora rumores sobre la posible vuelta de Bañuelos, al que algunos llegaron a atribuir la intención de hacerse hasta con un 50% de la ‘ladrillera’. Con estas expectativas, la compañía llegó a remontar en algunas sesiones de principios de este mayo y finales del pasado abril hasta un 50% en un solo día. Sin embargo, algunos supuestos inversores se atrevían a confirmar en los foros bursátiles de la Red que Quabit será la próxima parada de Veremonte en España.

En mayo de 2006, Enrique Bañuelos sacó un 25% de su compañía a Bolsa a un precio inicial de 6,40 euros por título. La burbuja inmobiliaria desató rápido el interés por la firma, en la que llegaron a invertir hombres de negocios como Amancio Ortega. A consecuencia de esto su precio unitario llegó a dispararse hasta los 75 euros por acción, para después caer hasta los 0,05 euros a los que cotiza actualmente tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la llegada de especuladores a su accionariado.

El hombre de finanzas que desde ahora controlará los designios de Amper vendió hace unas semanas su paquete accionarial en la brasileña Vanguarda Agro, primer grupo agroindustrial del país, por unos 120 millones de euros. En la nación carioca, su compañía más antigua es PDG Realty, firma inmobiliaria de la que es primer accionista. Siempre a través de Veremonte, Bañuelos ha anunciado confía en cerrar alguna otra operación sobre alguna cotizada española con gran presencia en la pujante región latinoamericana en los próximos meses.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios