Los mercados mantienen la presión sobre Italia

Los mercados no aflojan. Tras varias semanas de presiones sobre la deuda italiana en los mercados secundarios, este viernes se han confirmado todos los temores tras la subasta celebrada por el Tesoro italiano a dos años y seis meses.

La institución ha logrado colocar los 10.000 millones de euros en bonos a dos años y seis meses que tenía previstos, pero a unos costes de escándalo. Los papeles que vencen en medio año han sido subastados a un interés del 6,5% (el mercado esperaba un tope del 6,4%) frente al 3,5% registrado hace un mes. Es la cifra más alta desde 1997.

En cuanto a los bonos a dos años, la rentabilidad media ofrecida en la subasta ha sido del 7,8%. Una cifra muy superior, también, a la registrada en la última emisión de las mismas características: 4.62%. Poco antes de la emisión, en los mercados secundarios de la deuda la rentabilidad del bono a dos años superó el 8%, según informa la agencia Reuters.

Poco después, y a la vista de este resultado, el comisario de Asuntos Económicos de la Comisión Europeo (CE), Olli Rehn, ha exigido a Italia que acelere el proceso de reformas para mostrar a los inversores internacionales que el país «se mueve en la dirección adecuada». Rehn ha calificado los retos que tiene Roma por delante de «formidables».

Hace dos días, el Tesoro español subastó deuda a seis meses también y la colocó a un interés del 5,2% (por encima del 3,32% anterior). El ratio de cobertura de la subasta italiana tampoco ha destacado por su amplio margen; ha sido menos de un 1,5.