Las familias asegurarán el futuro de la Bolsa, según el presidente de BME

Antonio Zoido, presidente del operador bursátil español BME, considera que el futuro más próximo del parqué nacional pasa por atraer hacia sí los ahorros de las familias que tradicionalmente se han depositado en activos inmobiliarios y depósitos a plazo fijo. Para el directivo, es significativo que durante esta crisis se haya incrementado el peso de los inversores particulares en el conjunto de la Bolsa española y prevé que así siga ocurriendo.

Al respecto de este creciente protagonismo de los ahorros familiares, Zoido ha destacado que actualmente, un 22% de la capitalización total de la Bolsa española, algo por debajo del billón de euros, está ya en manos de las familias. Es decir, algo más de un cuarto de lo que valen las cotizadas del parqué nacional está en manos de los hogares.

Además, ha resaltado el gran protagonismo que los pequeños inversores han tenido en algunas de las últimas salidas a Bolsa, en especial en las de Bankia y Banca Cívica a pesar de la incertidumbre que muchos analistas arrojaron sobre ambas operaciones.

Estas declaraciones han tenido lugar en el marco de la jornada de debate “Confianza, formación y asesoramiento financiero: ¿Hacia dónde avanzamos?”, organizada por BME en la Bolsa de Madrid. En las mesas de debate que se han celebrado, todos los ponentes han coincidido con la idea de que en los ahorros de las familias está el futuro de la Bolsa.

Para conseguir este objetivo de captar a unos inversores, en principio reacios a este tipo de activos, Zoido ha señalado la formación y el asesoramiento a las familias como dos herramientas de vital importancia. Precisamente, los expertos ven en esta falta de formación la causa de que la inversión de las familias españolas en Bolsa, mercados de renta fija y otros quede aún muy por debajo de la que se da en economías tan dispares como Italia y EEUU.

En la actualidad, a pesar de que la tasa de ahorro de los hogares españoles está dos puntos por encima del 10% que marcaba esta cifra en el momento de la quiebra de Lehman Brothers, las inversiones en Bolsa solo representan un punto de los ahorros familiares frente a los 4 que se destinan a las relacionadas con el sector del ‘ladrillo’.

“La educación es la mejor inversión”, ha defendido en el foro de debate José María Lamamié de Clairac, director de Instituciones Financieras del Banco de España, quien ha destacado las medidas tomadas a por algunas instituciones estatales en los últimos tiempos, tales como el papel del plan de educación financiera recientemente lanzado por el propio Banco de España y la CNMV.

No obstante, los ponentes han ido más allá y se han atrevido a solicitar al Gobierno que incluya la educación financiera como una disciplina mas del currículo escolar, tal como ya ocurre en Francia y otros países del ámbito europeo. También Rafael Rubio, periodista económico, ha reclamado que los dictámenes del Banco de España sobre las reclamaciones de los clientes de productos financieros se conviertan en vinculantes con el objetivo de dotar de mayor seguridad a los ciudadanos que deciden apostar por activos de ahorro poco tradicionales entre las familias españolas.

Nieves García Santos, directora de Inversiones de la CNMV, ha dado un paso más al defender que la formación financiera no solo debe proporcionarse y exigirse a los ciudadanos, sino también a los profesionales de la gestión y el asesoramiento. Una necesidad que, según la experta, se hace más imperiosa ante directiva europea MiFID, por la que hay que informar a los clientes más detalladamente de los riesgos que asumen con la compra de unos productos a los que muchas veces acuden por recomendaciones de personas cercanas e incluso del propio vendedor-asesor de las entidades bancarias de turno.

Una tarea de formación en la que, como ha apuntado José Manuel Piñeiro, subdirector de Banco Popular, también están interesados los propios bancos para poder explicar correctamente a sus clientes sus productos de inversión. Pero que, sin embargo, tiene que lidiar con la incertidumbre que rodea siempre a los mercados y que hacen que las herramientas de análisis y predicción no sean una ciencia exacta, tal y como han señalado varios expertos como Manuel Antelo, profesor universitario y divulgador financiero.

Algo que Juan Palacios, profesor del Instituto Español de Empresa (IESE), ha suscrito al hacer referencia a la proliferación de las operaciones especulativas o “mal llamadas inversiones a corto plazo” en los mercados financieros. Un punto que ha sido rebatido por Antonio Zoido con el argumento de que “la crisis ha dejado sobre la mesa la realidad de que no hay activos 100% seguros”.

Un lema que, a su entender, deberían emplear más los gestores de patrimonios para formar a sus clientes y orientarlos hacia productos como la renta variable en lugar de a los tradicionales depósitos a plazo fijo que tanto han proliferado en los últimos meses.