El Popular absorberá al Pastor tras ampliar capital

El Banco Popular ha lanzado hoy una oferta por el Banco Pastor valorada en 1.084 millones de euros. La entidad que preside Ángel Ron realizará una ampliación de capital con la que procederá a canjear las acciones del banco gallego con un cambio de 1,115 títulos por uno. Los inversores del Pastor recibirán una prima del 37,5% con estas condiciones. En la entidad resultante, el Popular tendrá un peso del 80%.

Una vez completada la absorción, los accionistas del Pastor gozarán de un peso del 20% en la nueva entidad, que será la quinta de España, lo que no permitirá a Popular avanzar en esta tabla, aunque sí distanciarse de su inmediato seguidor, el Banco Sabadell, quien curiosamente había recortado su distancia con el Popular tras la compra de Banco Guipuzcoano en la primera operación de esta clase que se ha dado en España desde el estallido de la crisis financiera.

La unión del Pastor y el Popular generará un banco de 174.000 millones en activos, donde el principal aportante será el banco que preside Ángel Ron, que presumiblemente seguirá siendo el gestor de la nueva entidad, en cuyo consejo también habrá espacio para los altos ejecutivos del banco adquirido. Una situación lógica, ya que el banco comprador es 4,6 veces más grande por activos que el Pastor y en capitalización bursátil, los casi 5.000 millones de euros de Popular dejan muy cortos los algo más de 826 millones con que cuenta el gallego.

Esta fusión tiene lugar en un momento de incertidumbre para la banca europea, con la crisis de Dexia como telón de fondo y los malos resultados que los dos protagonistas de esta operación tuvieron en los test de estrés de la banca europea este verano. Mientras que Popular obtuvo un aprobado raspado del 5,3% de solvencia, Pastor fue una de las cinco entidades españolas que suspendió los test de estrés europeos con un 3,3% frente al 5,3% obtenido por el Popular.

l Los bancos españoles están sufriendo un duro escrutinio de los mercados también porque, según algunas agencias especializadas, el próximo año tendrán que hacer frente a vencimientos de deuda por valor de 130.000 millones de euros. Esta cifra ha dado alas a la especulación de algunos analistas que la operación ha sido tutelada por el Banco de España. Un supuesto que no han querido comentar desde la autoridad supervisora ante las llamadas de este diario.

Tras la comunicación de la operación, los sindicatos no han tardado en mostrar su preocupación por el futuro de los empleados de ambas entidades, ya que juntas suman una plantilla total de 17.000 trabajadores y sus sedes se encuentran en lugares diferentes: Popular, en Madrid y Pastor, en La Coruña. Las centrales quieren garantías de empleo no sólo en este caso, sino ante la posibilidad de que a medio plazo haya más operaciones como esta.

Antes de producirse el anuncio, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) había suspendido de cotización a las dos compañías. Sin embargo, antes de la llegada de esta medida, la Bolsa ya daba buena cuenta de lo positivo de la operación para Pastor. Mientras que Popular repuntaba un 1,34% en línea con el Ibex; el Pastor, en su condición de absorbido, rebotaba un 4,84%. La trayectoria bursátil de ambas entidades hoy antes de su suspensión ha presentado algunos aspectos no exentos de polémica, especialmente en el caso de la compañía gallega.

Desde CCOO se ha llegado a instar a la CNMV y al Banco de España a que investiguen la operación. El secretario general de Comfia, José María Martínez, ha dicho que no le parecería “sano” que “se forrase alguien con esta absorción”. De hecho, en el momento de la suspensión de Pastor, poco antes de las tres de la tarde, su volumen de negocio alcanzó los 338.536 título, casi 1.000 millones de euros; cuando su media diaria no suele superar las 50.000 acciones negociadas, casi siete veces menos. En la parte de las compras, los gestores más activos fueron Banco Espirito Santo (18,21%), Sabadell (17,44%), Nordkapp (14,73%), BBVA (11,98%) y CaixaBank (10,65%). Por el lado de las ventas, el 72,23% las realizó Mercavalor, una sociedad de Bolsa cuyos accionistas son el propio Pastor junto a Bankinter, Sabadell, Bankia y el Banco Cooperativo Español.

Las sospechas de algunos observadores se han visto abonadas por informaciones publicadas por algunos medios en las que se aseguraba que ayer por la noche los protagonistas de la fusión de hoy tuvieron ya noticia de que la operación debía realizarse, extremo que sin embargo no ha sido confirmado por ninguna fuente oficial de las que, según estas noticias, habrían intervenido en el proceso.

Estos rumores, junto al anuncio de los sindicatos de que se mantienen vigilantes ante operaciones como esta, ha desatado la euforia en los valores de la banca mediana presentes en el parqué nacional. A pesar de que en las últimas sesiones se habían quedado rezagada en el rebote del sector con respecto a sus competidores más grandes. Banco de Valencia ha sido uno de los grandes beneficiados, la filial levantina de Bankia se ha llegado anotar alzas del 15% en el momento en que el regulador bursátil suspendía la cotización de las dos entidades implicadas.