Los especuladores vuelven a chocar con Montebalito

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Dos intentos en menos de un mes y los dos fracasados. Los especuladores han vuelto a redoblar esfuerzos este miércoles para catapultar a Montebalito por encima del euro por acción y, sin embargo, no han conseguido su objetivo. A cierre del mercado, los títulos de la volátil inmobiliaria se quedaban en 0,73 euros unitarios.

Muy a pesar de que a primera hora de la jornada en algunos foros bursátiles de la Red se podían leer promesas como: “Montebalito no volverá a estar por debajo del euro nunca más”; lo cierto es que hoy ni siquiera ha logrado acariciar esta cifra con la que sí coqueteó el pasado 10 de enero. En los cruces más eufóricos de esta sesión, más bien anodina para el resto del parqué, los títulos de la ‘ladrillera’ no conseguían más de 0,88 euros.

Los expertos advierten de que el explosivo rebote de este miércoles, que en su zenit llegó a marcar una revalorización del 28,5% para la cotizada, no es consecuencia más que de la recurrente especulación sobre valores de pequeña capitalización de la Bolsa española. Una vez que el ‘rally’ de Año Nuevo parece completamente agotado, los inversores de perfil más especulativo apuestan con fuerza por las inmobiliarias cuyos bajos precios de cotización mueven a su antojo con muy poco capital.

Algunos gestores de carteras definen este comportamiento como una ‘ratonera’ para los inversores menos cautos. Con la esperanza de que algo se cueza en los fogones de estas ‘small caps’, varios oportunistas buscan su parte de negocio sin fijar, con relativa frecuencia, topes de entrada y salida para evitar quedarse pillados en estas cotizadas de escasa liquidez en sesiones rutinarias. Los consultados por este portal recuerdan como en el anterior episodio especulativo de Montebalito, hace solo tres semanas, la cotizada llegó a repuntar un 74% que luego fue perdiendo en las sucesivas sesiones para desdicha de los menos hábiles del ‘trading’ a más corto plazo.

En aquella ocasión, el explosivo movimiento del mercado llegó a despertar las sospechas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que llamó a consultas a la dirección de Montebalito. La inmobiliaria, también con negocios en energías renovables, advirtió de que carecía de “cualquier información sobre operaciones jurídicas o financieras, no hecha pública, y que pudiera alterar de manera significativa el valor de la acción”. Un aviso para navegantes que, al calor de los infundados y constantes rumores de OPA de exclusión y refinanciaciones de deuda con recurso a la dación en pago de por medio poco pareció importar al mercado.

Este miércoles, los especuladores han vuelto a apuntar hacia Montebalito en compañía de otras compañeras de sector, como Renta Corporación, que ha llegado a apuntarse alzas de casi el 10%. A cierre de mercados habían cambiado de manos 929.820 acciones de la inmobiliaria, cuando lo habitual es que no se sobrepasen los 38.000 títulos negociados. Un número de ‘montebalitos’ desconocido en los últimos años que, sin embargo, carece de sustento fundamental alguno.

Los gestores con saldos netos compradores más activos en esta ocasión eran Mercavalor, BBVA, CaixaBank y Renta 4. Mientras tanto, el protagonismo vendedor recaía sobre los mostradores de Ahorro Corporación Financiera, CM Capital Markets, Interdin Bolsa y Deutsche Bank.