Metrovacesa escribe su ‘adiós’ a 72 años de cotización en Bolsa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los accionistas de Metrovacesa han escrito este martes el adiós de la inmobiliaria a 72 años de cotización en la Bolsa de Madrid. Los seis bancos dueños de la mayor parte de su capital han hecho valer su peso y han sacado adelante su propuesta de OPA de exclusión para el valor en una junta extraordinaria celebrada hoy.

La que llegó a ser la mayor inmobiliaria de Europa en tiempos de la burbuja del ladrillo arrancó su cotización bursátil en la década de 1940 y todo apunta a que antes de que acabe el año ya no figurará en las pantallas del madrileño Palacio de la Bolsa. Tan solo un 4,406% del capital de Metrovacesa está fuera de la cartera de los seis bancos que dominan su capital y el éxito de la operación parece asegurado por miedo de los minoritarios a tenérselas que ver con una segunda oferta de compra forzosa y mucho menos generosa.

La OPA planteada por los seis bancos, a saber BBVA, Banco Santander, Banesto, Sabadell, Popular y BFA-Bankia, y aprobada hoy en junta de accionistas -como no podía ser de otro modo- pasa por el pago de 2,28 euros por acción. Un precio casi par con la cotización de Metrovacesa hoy, pero muy por encima de los 0,70 euros por acción a los que cotizaba el pasado diciembre antes de formularse la generosa oferta.

Ya con el visto bueno de la junta de accionistas, los bancos redactarán y remitirán al supervisor del mercado el folleto de su oferta de compra y su propuesta de posterior exclusión de Bolsa. Algo que, dadas las circunstancias de su posición de dominio por anticipado, podría producirse ya en los próximos días. Unos bancos que entraron al capital de la cotizada hace ahora tres años, al recibir nuevas acciones de la maltrecha inmobiliaria a cambio de una abultada deuda que era incapaz de afrontar.

Bankia, por su parte, no participará como oferente en la OPA, sino que ha bloqueado sus acciones en favor del resto de sus socios, los cuales se repartirán su parte de la ‘ladrillera’. Y es que, la nacionalizada debe vender toda su cartera de inversiones antes de cuatro años, con lo que la operación de Metrovacesa le ha puesto en bandeja de plata la salida de una de sus participaciones más abultadas.