Sacyr vuelve a fallar en su ataque a los 1,90 euros

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A la gráfica de Sacyr se le vuelven a resistir los 1,90 euros por acción, una de sus marcas clave a superar para extender los avances con que ha arrancado el año. Este martes, contagiada por el tono bajista del mercado, la constructora ha sido de nuevo incapaz en conquistar una cota cada vez más ansiada por los analista técnicos.

Los expertos que más de cerca siguen la evolución bursátil de Sacyr achacan a la escasez de movimientos del conjunto del mercado las dificultades que la compañía está encontrando en extender su reciente senda alcista. La falta de un repunte conjunto del Ibex, como sí ocurrió en las primeras sesiones del año, y la reciente retirada de dinero inversor para cosechar beneficios se ha colocado como un muro entre la constructora y sus próximos objetivos alcistas.

El pasado lunes, la euforia por un contrato en Australia -territorio poco explorado para Sacyr- le puso en bandeja de plata el esperado ascenso. Sin embargo, el tono bajista que hoy adquiría la jornada en Europa y EEUU marcaba el guión de un descenso del 4%, a la cola del Ibex 35. Una reacción que los analistas explican por la avalancha de órdenes de venta provocada por los oportunistas que veían como, tras seis días coqueteando con los 1,90 euros unitarios, la barrera permanecía aún infranqueable.

Desde Agenbolsa, Paula Hausmann apunta que aunque el valor “ha recuperado considerables posiciones” en las últimas semanas, aún es pronto para plantearse posiciones de medio plazo por las incertidumbres aún latentes en la compañía como su futuro en Repsol y la refinanciación de algunas partidas de su abultada deuda. Los expertos de Ahorro Corporación, por su parte, fijan en los 1,95 euros unitarios la referencia clave a cierre para poder hablar de la posibilidad de nuevos tramos al alza para la gráfica de la constructora. De otra parte, mientras no pierda de vista los 1,77 euros, no ven peligro en mantener posiciones sobre un valor que podría seguir intentando el esperado escape alcista tras años de retroceso continuado.

La importancia de los 1,90 euros en la gráfica de Sacyr radica en que ahí se sitúan los máximos del valor del ‘rally’ que el pasado septiembre aupó a buena parte de las cotizadas españolas. Su consecución entonces supuso el regreso de dinero inversor a un valor que perdió la mitad de su valor a lo largo del ejercicio. Ahora, los inversores más cautos aguardan a la superación de esta resistencia para dejarse llevar por el renovado apetito por el riesgo del que la presidida por Manuel Manrique podría ser gran beneficiado.