Wall Street se recupera a media sesión, a pesar de la caída de la confianza del consumidor

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Bolsa estadounidense consigue a media sesión levantar las pérdidas registradas tras el toque de campana. El mercado se contagiaba en los primeros compases de la negociación del pesimismo de los consumidores después de conocerse que la confianza de estos últimos ha caído en enero a mínimos desde noviembre de 2011. A pesar de ello, los principales índices bursátiles avanzan al alza en el transcurso de las negociaciones.

Todas las miradas de los inversores de Wall Street se dirigen hacia Yahoo!, que ha sorprendido a todos con unos resultados mejor de lo esperado por los analistas del mercado gracias a los cambios que está imponiendo la CEO Marissa Mayer, y que llevaron a la empresa a mejorar sus ingresos por publicidad en su servicio de búsqueda. Además, la ejecutiva confirmó que el portal está trabajando en la mejora de algunos de sus productos, como su mail y Flickr. A pesar de ello acciones de la compañía, que se despertaban en verde, se dejan ahora un 2,02%.

Mientras que el fabricante de automóviles Ford se mantiene en negativo después de presentar sus cuentas. Cae un 5,95% a pesar de haber superado las expectativas de los analistas; ha ganado 31 centavos por acción, por encima de los 25 que auguraban los expertos. Sin embargo, ha advertido que la débil demanda en la región europea conllevará unas pérdidas anuales de entre 1.500 y 2.000 millones de dólares para la división de la empresa en el viejo continente.

El mercado castiga también a VMware a media sesión. La fabricante de software ha anunciado que recortará 900 puestos de trabajo, lo que no ha sentado muy bien en Wall Street. Por ello, a pesar de que ha reportado unas ganancias que superaron las expectativas, la compañía se deja un 19.14%.

Por su parte, los accionistas de la multinacional farmacéutica Pfizer ven subir sus títulos un 3,13% en el desarrollo de la negociación. A pesar de que las ganancias sobre una base ajustada se situaron en los 47 centavos por acción, por debajo de los 49 del mismo período del año anterior, Pfizer consiguió superar la previsión de los analistas que esperaban unos beneficios ajustados de 44 centavos por título.