Un cóctel de factores técnicos y especulación dispara un 11% las acciones de Amper

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Amper ha vuelto a conceder a sus inversores otra jornada de vértigo. Este lunes, las acciones de la volátil cotizada han cerrado sesión en 1,95 euros, su máximo precio intradía gracias a un explosivo repunte del 11,4%. La especulación en torno a la marcha de su ampliación de capital y la superación de una importante resistencia técnica han desatado la euforia inversora.

A falta de no haber conseguido los ansiados 2,00 euros por acción que Amper no ve desde el pasado octubre, su gráfica ha batido hoy la zona de los 1,88 euros unitarios en que los analistas técnicos sitúan una importante resistencia para su tendencia alcista. No obstante, los expertos recomiendan cautela ante un valor marcado por la volatilidad en el que los precios de cierre semanal son los que realmente marcan su tendencia de fondo más allá de bruscos movimientos a corto plazo, apuntan.

La especulación en torno a su ampliación de capital por 15 millones de euros se convertía hoy, como viene ocurriendo en las últimas semanas, en el principal catalizador para el valor. En los foros bursátiles de la Red y a los mostradores de algunos gestores llegaba una vez más el rumor de que un importante inversor habría decidido reforzar su apuesta por la cotizada. Una información que, de confirmarse, garantizaría en buena parte el éxito de la operación con que la tecnológica pretende reforzar su capital.

Desde que se anunció la ampliación de capital, las acciones de la compañía se han revalorizado un 22% y han pasado de negociarse a 1,60 euros a rozar los esperados 2,00 euros unitarios. Mención aparte para los planes que el empresario Enrique Bañuelos pueda tener para la compañía, la especulación se centra en la posible toma de posiciones por parte de la también cotizada Ezentis. Su presidente ya dejó caer esta idea en una reciente entrevista y los inversores más oportunistas no dejan de recordarlo para inflar la cotización de la antigua filial de Telefónica.

Mientras esta segunda vuelta de ampliación de capital se cierra -ya hubo una por 10 millones de euros que Bañuelos suscribió íntegra a través de Veremonte-, los inversores esperan impacientes los prometidos avances en Latinoamérica. También se vigila de cerca la participación del 5% que Liquidambar mantiene en la compañía. La instrumental participada por varias cajas de ahorros a través de EBN Banco de Negocios, se vuelve también pieza clave en el devenir más inmediato de la firma de defensa y tecnología.

Al calor de estas especulaciones, el volumen de negocio en Amper se disparaba hasta cotas desconocidas en el valor desde hace ocho meses. Casi 478.000 acciones de la compañía habían cambiado de manos a cierre de la sesión cuando la media no supera los 103.000 títulos. En compras, los gestores más activos eran Mercavalor, Merrill Lynch y BBVA, mientras que las ventas se lideraban desde los mostradores de GVC Gaesco, CM Capital Markets y Sabadell.