Los ERE cotizan al alza: Deoleo y Sniace pujan por liderar el Mercado Continuo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El número de cotizadas españolas que en los últimos meses han presentado planes para reducir sus plantillas es cada vez más elevado. Las últimas de esta larga lista son Deoleo y Sniace, que al calor de sus recortes de personal se anotan este miércoles dos de los comportamientos más alcistas de un Mercado Continuo teñido de rojo con repuntes del 6,5% y 6% respectivamente.

La expectativa de que estos tijeretazos mejoren los balances de las cotizadas en este año recién estrenado, atrae en masa a los inversores, sobre todo a los de carácter más especulativo y oportunista. Además de buscar opciones para resarcirse de un ejercicio 2012 de marcado carácter bajista para la mayor parte del parqué madrileño, aprovechan los bajos precios de muchas de estas ‘medium caps’, como son los casos de Sniace y Deoleo, para operar al más corto plazo con escaso riesgo de pérdidas.

En Deoleo, la heredera del Grupo Sos centrada en el aceite y ya sin negocios arroceros, este mismo miércoles se ha anunciado el acuerdo entre dirección y trabajadores para aligerar su fuerza laboral: 38 despidos, 33 prejubilaciones y 17 recolocaciones en terceras empresas. Un pacto fruto de duras negociaciones que bien le ha valido a sus acciones una remontada de dos céntimos de euro, hasta los 0,33 euros por acción. Una suma que, aunque en efectivo queda desdibujada, supone una fuerte remontada bursátil para el valor, cuyo volumen de negocio hoy apuntaba a igualar sus registros más elevados en lo que va de año.

Los recortes de la alimentaria se aplicarán en sus plantas de Alcolea (Córdoba), Andújar (Jaen), Rivas-Vaciamadrid, Sevilla y Salamanca. Además, en las dos primeras los sueldos se reducirán en una paga extra y la jornada anual ascenderá a 1.780 horas; en otras palabras, trabajarán más por menos sueldo y perderán la aportación de la empresa a su plan de pensiones.

Mientras tanto, en la cántabra Sniace se aplica desde ayer un expediente de suspensión temporal de empleo para 330 trabajadores. De momento, la compañía ha decidido prescindir de sus servicios por seis meses, pero si sus finanzas no mejoran -y el ‘céntimo verde’ a la generación de combustibles amenaza de cierre– el despido podría ser definitivo. A la espera de que el Gobierno de Cantabria alguna medida para salvar la compañía, sus acciones se han revalorizado un 13% en Bolsa en los últimos tres días.

Hoy, cada título de la antigua papelera se negociaba a un máximo de 0,76 euros, cuando a cierre del pasado viernes no alcanza los 0,68 unitarios. Mientras tanto, el volumen de negocio se disparaba, a la espera de que lleguen novedades para el duro proceso de reestructuración que afronta la compañía. A media sesión negociadora, habían cambiado de manos más de 500.000 títulos de Sniace, mientras que lo habitual en una jornada completa es que no se superen los 200.000 negociados.

A falta de buenas noticias de negocio, dicen los analistas, la búsqueda de ahorro por parte de las cotizadas se convierte en su principal reclamo inversor. Con este telón de fondo, Sniace Y Deoleo, además de pujar hoy por liderar un Mercado Continuo teñido de rojo, acumulan en lo poco que va de año una revalorización del entorno del 15% en ambos casos. Y, adelantan ya los expertos, del efecto que sus ERE tengan en sus próximas previsiones de negocio dependerá en gran medida que sigan contando con el favor del mercado o, por lo contrario, sean fuertemente castigadas.