SaxoBank enfría los ánimos inversores: “nada ha cambiado en España”

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En pleno regreso del apetito inversor por los activos de riesgo, el danés SaxoBank duda de que haya razones de fondo para apuntalar el rebote de los mercados periféricos. “España podría decepcionar” porque “no ha habido cambios estructurales”, ha señalado el economista jefe de la entidad en una presentación de perspectivas para este recién estrenado 2013.

El directivo del banco nórdico pone en solfa la consistencia del ‘rally’ de Año Nuevo que han vivido plazas como Madrid y Milán. Steen Jakobsen duda de que realmente se haya producido un cambio cualitativo en los fundamentales de España, donde los costes laborales “han crecido muy por encima” de otros países europeos y queda “mucho por hacer” en cuanto a competitividad, y achaca más esta remontada bursátil a una simple mejor percepción de los activos de riesgo.

Y es que, desde los cuarteles de la entidad financiera consideran que 2013 puede ser un año de transición para la Bolsa española en que se resarza de parte del castigo sufrido el año pasado, pero que no calará hondo hasta que se tomen medidas de reestructuración real. Jakobsen llegó a anunciar en su presentación de esta semana que “ningún país está haciendo reformas, solo ganando tiempo” y que estos cambios son un reto de “mucha mayor envergadura de lo que el consenso quiere aceptar”.

La lista de deberes que formula SaxoBank para evitar que el PIB europeo caiga un 0,5% este ejercicio en lugar de remontar un 0,4% como vaticina el consenso de analistas pasa por medidas más activas por parte del Banco Central Europeo y un cambio de modelo de negocio en la gigante China. Mientras tanto, los repuntes en la Bolsa, ha acusado el economista jefe del banco, será positiva para el 10% de población que invierte en acciones, mientras que “la dura realidad es que el 90% restante apenas ha sentido” esta repentina mejoría de los mercados.

Reducir la enorme brecha existente entre la mejora de las condiciones del sistema financiero y las dificultades con las que se sigue topando la economía real se dibuja como el gran reto para afianzar el camino de la recuperación en el Viejo Continente. “Necesitamos más microeconomía y menos macroeconomía, porque el único multiplicador real que funciona es confiar en nosotros mismos en lugar de en imprimir dinero”, sentencia Jakobsen. Desde SaxoBank se lanza una pregunta al aire: “el 99% de la población ya está preparado para que el cambio llegue ya, pero, ¿cuándo despertará nuestra clase política?”.