Inditex busca el rebote bursátil apoyado en las ventas de H&M

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Inditex trata de recuperar este martes su senda alcista. En un arranque de año marcado por las ventas en el gigante textil, las positivas cuentas de Hennes & Mauritz (H&M) a cierre de diciembre devolvían hoy las alzas a la española. A media sesión, cuando el Ibex 35 perdía un 0,5%, el rebote en la textil alcanzaba el 2%, después se diluía entre una mayor presión vendedora.

La compañía sueca ha sorprendido al mercado al publicar un incremento del 8% en sus ventas de diciembre en términos interanuales. Una cifra que sobrepasa con holgura la mejora del 5% que habían previsto como máximo los expertos más optimistas. Por si fuera poco, las ventas comparables -en las que se descuenta el efecto de apertura de nuevas tiendas- han descendido la mitad de lo pronosticado, solo un 2%. Dos porcentajes que este martes siembran optimismo entre los inversores del sector que comienzan a descontar una buena temporada navideña para las marcas comerciales de Inditex.

A la espera de que la cotizada de Amancio Ortega presente sus propias cifras de negocio, el dinero inversor vuelve a la compañía tras un comienzo de año marcado por la corrección de precios. El ‘rally’ de la banca mediana y otros valores duramente castigados en 2012 parece haber tocado techo por el momento y los inversores rediseñan sus carteras para volver a cotizadas con gráficas más sólidas, como es el caso de la textil.

Al calor de este giro, Inditex lograba retomar hoy los 105,50 euros por acción a los que cerró 2011. Cota que, sin embargo, según avanzaba la sesión y se incrementaba el retroceso general de la Bolsa española, no lograba mantener, con leves incursiones incluso en la parte menos amable de la gráfica.

Este martes, el volumen de negocio en Inditex se mantenía en línea con su media reciente. Los gestores más activo del lado de las compras eran Merrill Lynch, Santander y Société Générale, mientras que las ventas las dirigían desde los mostradores de Deutsche Bank, UBS y Credit Suisse.