Abengoa a contracorriente: sus acciones ceden un 4% tras anunciar emisión de deuda

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La sevillana Abengoa ha vuelto a desmarcarse del mercado este miércoles. Frente a la euforia compradora que se imponía a media sesión en todas las cotizadas que en las últimas jornadas han anunciado emisiones de deuda -CaixaBank llegaba a repuntar un 8,6% en algunos cruces-, la renovable digería con descensos de hasta el 4% el lanzamiento de unos bonos convertibles.

A contracorriente de un mercado que celebraba la avalancha de emisiones de deuda corporativa aferrándose al terreno positivo, las ‘abengoas’ caen hasta el punto de comprometer los 2,50 euros por acción. Los inversores parecen descontar el posible golpe vendedor que los nuevos bonos podrían propinar a la cotización de la sevillana una vez que llegue su conversión en acciones tipo B, además del correspondiente efecto dilutivo sobre unos títulos que son cada vez más y más numerosos.

Además del reciente desdoblamiento de títulos, Abengoa ofrece a los dueños de sus acciones A periódicas ventanas de conversión en títulos de clase B y, por si fuera poco, ya se han emitido varios instrumentos de deuda que serán canjeados por participaciones de este segundo tipo. El exponencial efecto dilutivo de estas operaciones -que reducen el peso de los actuales accionistas sobre el capital total de la compañía- y las restrictivas condiciones de la emisión de deuda anunciada hoy han impulsado el paso por caja de los inversores.

Los papeles convertibles lanzados hoy Abengoa estarán disponibles únicamente para inversores cualificados no residentes en España y serán por un máximo de 250 millones de euros. Una cifra comedida que algunos gestores atribuyen a que la sevillana podría tener ya apalabrada buena parte de la emisión de unos bonos que contarán con un interés fijo anual de entre el 6,25% y el 6,75%, pagadero semestralmente a partir del próximo 17 de julio de 2013.

El capital captado con la operación, punto que tampoco ha entusiasmado al mercado, se destinará a recomprar parte de una emisión de bonos con vencimiento el próximo año y a satisfacer vencimientos de un préstamo sindicado para este mes de junio. A la recompra solo se destinará un máximo de 100 millones para tenedores no residentes en EEUU, mercado en el que la compañía española aspira crecer con fuerza: desembarco en Wall Street y creación de una nueva marca paraguas de sus negocios incluidas.

Con estas premisas y el juicio negativo del mercado a la operación, el volumen de negocio en las acciones B de Abengoa duplicaba su media anual diaria. Entre los gestores más activos en las ventas, destacaban las posiciones de Intermoney, Mercavalor e Ibersecurities, el corredor del Sabadell. Mientras, los brókeres de JP Morgan, Santander y Banesto lideraban las compras en esta sesión de miércoles.

Contrato en Chile

Por otra parte, Abengoa se ha hecho este miércoles con un nuevo contrato en Chile. En esta ocasión, la sevillana correrá a cargo de la construcción de una red de transporte de agua desalada para surtir a la región minera del Valle de Copiapó, al norte del país. La cotizada, que centra buena parte de su negocio en infraestructuras más allá de las energías renovables, se embolsará unos 50 millones de euros por el proyecto que se espera esté en funcionamiento ya en diciembre de este mismo año.