Las empresas del Ibex 35 pagan a proveedores tres veces más tarde de lo que marca la Ley

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Las grandes compañías del parqué madrileño, las del Ibex 35, no lo son tanto en cuanto a su diligencia en pagos. En el primer semestre del pasado 2012 saldaron sus facturas con proveedores con una tardanza media de 215 días, según ha revelado un reciente estudio. Este retraso triplicó el máximo fijado por la Ley de Lucha contra la Morosidad para el pasado ejercicio.

Así se desprende de un informe sobre prontitud en los pagos de las cotizadas españolas recientemente elaborado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM). Este ente, que agrupa a entidades estatales, autonómicas y sectoriales, tiene legitimidad reconocida en la propia norma antimorosidad para medir su cumplimiento, que establecía un máximo retraso de 75 días para el año 2012.

Por sectores, el peor pagador es uno de los que más ha sufrido el azote de la crisis en sus balances y en sus gráficas de cotización: las constructoras e inmobiliarias. En el grupo del ‘ladrillo’ la tardanza en cumplir con proveedores se extiende hasta 307 días. Al otro extremo de la tabla, se colocan las energéticas del Ibex 35, que con 100 días de espera se colocan como los mejores pagadores de entre sus compañeros de índice bursátil. En servicios y comercio, siempre según la PMcM, el retraso alcanza una media de 234 días y en industria, las 216 jornadas.

La plataforma responsable de este informe insta a que se impongan multas ejemplarizantes de hasta 900.000 euros para “poner fin a esta lacra, que ha causado el cierre de un tercio de las 500.000 empresas que han desaparecido desde el inicio de la crisis”, apunta el informe. Otras propuestas menos agresivas son la creación de un Observatorio de la Morosidad que permita conocer más rigurosamente el comportamiento de las compañías españolas en este sentido y la implantación de figuras como los mediadores de pagos al estilo francés.

En cualquier caso, no todo son cifras rojas para las cotizadas del Ibex. El informe recalca que “es preciso señalar” que se ha producido un descenso en los tiempos de espera de cobro a proveedores de casi el 12% con respecto a cierre del ejercicio 2011. Una mejoría que se atribuye, precisamente, a la puesta en marcha de la nueva norma para agilizar los pagos entre empresas.