Société Générale, líder de 2012 en Bolsa entre los bancos de la Eurozona

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El francés Société Générale se ha ganado el primer puesto en rentabilidad bursátil de entre los bancos de la Eurozona en un año 2012 que no ha sido precisamente sencillo para los valores financieros del Viejo Continente. Las acciones del galo acumularon un rebote del 65% en los últimos doce meses, incluido el empujón de final de año que le proporcionó su salida de Grecia.

La venta de la filial griega de Société, Geniki Bank, al local Piraeus el pasado 14 de diciembre fue de hecho uno de los grandes apoyos para ‘maquillar’ un ejercicio bursátil plagado de altibajos al calor de rumores en torno a la salud financiera de Atenas y París. Esta suerte de huida en tiempo de descuento del mercado heleno también tuvo su efecto en Crédit Agricole, cuyas acciones cerraron 2012 prácticamente un 40% arriba.

Pese a las tensiones que en pleno verano se cernían sobre Francia y su economía, el yugo del mercado se fue desplazando hacia el sur de los Pirineos conforme avanzaba un 2012 que ya es historia. Así, mientras que el grueso de los bancos franceses se colocan a la cabeza de la tabla de revalorizaciones de los financieros europeos, los españoles tienen el dudoso honor de ocupar el vagón de cola, mención aparte para los nacionalizados Banco de Valencia y Bankia.

Este maltrecho dueto, que para muchos tienen ya los días contados en Bolsa, vio como sus títulos se depreciaban más de un 80% a lo largo de 2012. Casi el mismo porcentaje cedieron las acciones del Popular, fruto de la digestión de una ambiciosa ampliación de capital que tuvo que colocarse a con fuerte descuento para asegurar el éxito de la operación que ha devuelto toda su salud financiera a la entidad. Las ‘bankias’ han pasado a negociarse de 3,59 euros a solo 0,39 cada una; las ‘populares’, de 3,52 a 0,58 euros por título.

Mejor suerte es la que han corrido los dos grandes exponentes de las finanzas españolas. BBVA y Banco Santander cerraron 2012 con repuntes del 4% en ambos casos. Pese a la tormenta bursátil que durante buena parte del año ha caído sobre el parqué madrileño, las dos entidades han hecho valer su internacionalización, salud financiera y solvencia para esquivar la tendencia dictada por un Ibex 35 que en el mismo ejercicio cedió un 4,66%. Nada comparado con los descensos del entorno del 30% que sufrieron Bankinter, eterno novio de todo movimiento corporativo en el sector, y Banco Sabadell, que asumió en su balance a la enladrillada Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM).

Ajenos a este declive de precios, los dos principales bancos alemanes. Deutsche Bank ha medrado un 12% de diciembre a diciembre y el Commerzbank lo ha hecho en un 13%. A pesar de que su gráfica se resintió prácticamente con cada presentación de resultados precedida por cautos ‘profit warnings’ consecuencia de sus menores ingresos por banca de inversión, ambos han logrado capear con creces el turbulento año 2012 en lo que a cotización bursátil se refiere y, como en el caso de los franceses, con el pesado telón de fondo de Grecia como protagonista de sus balances.

De vuelta a otro de los considerados periféricos, el balance se cierra con la banca italiana. Las múltiples inyecciones de ayudas públicas diseñadas por el tecnócrata Mario Monti y la concentración sobre España de buena parte de las dudas del mercado hicieron posible que sus financieros de referencia salieran de la tormenta con la cabeza más alta que los cotizados en Madrid. El comportamiento plano de Intesa Sanpaolo y el repunte del 5% de Mediobanca son buenos ejemplos de ello. Peor suerte ha corrido el más internacional Unicredito, cuyas acciones han sufrido un desplome del 50%.