Wall Street sucumbe ante nuevos síntomas de extensión de la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Wall Street abrió la semana situado en el signo negativo. Los síntomas de que la recuperación económica no será tan rápida como había especulado el mercado en las últimas jornadas llevó a los inversores a inclinarse por las ventas. Además, las malas noticias en el sector financiero, despertaron los viejos temores del mercado.

Los principales índices de la Bolsa de Nueva York registraban unos retrocesos superiores al 2% en los primeros compases de la jornada.

En el apartado macroeconómico, los inversores han desayunado con las cifras de la encuesta manufacturera del Empire Estate, que sube en agosto hasta 12,1, su cota más alta desde noviembre de 2007. Esta tarde, también se conocerá el índice del mercado inmobiliario. El petróleo registra una caída de un 2% hasta situarse apenas por encima de los 66 dólares el barril. Exxon Mobil, la mayor petrolera de EEUU, cedía un 1,95%.

Una de las compañías más castigadas de la sesión es Lowe’s, que caía un 10,21% en los primeros compases de la jornada. La minorista ha anunciado que en el segundo trimestre del año su beneficio cayó un 19% hasta situarse en 759 millones de dólares, o 51 centavos por acción, frente a los 938 millones ganados en el mismo período del pasado año. Además, ha dado unas previsiones para la segunda mitad del año por debajo de las expectativas del mercado.

La otra gran minorista centrada en las reformas para el hogar, The Home Depot también sucumbe a las caídas con un retroceso en la apertura de un 5,04%. Tras presentar hoy Lowe’s, mañana es el turno de Home Depot para presentar sus cuentas.

Mejor comportamiento tienen las acciones de Wal Mart, después de que los analistas de Rochdale Securities hayan decidido elevar su recomendación sobre la mayor minorista de EEUU hasta comprar, desde la anterior de mantener. No obstante, no logran evitar los números rojos y ceden un 0,19%.

El sector financiero vuelve a centrar la atención después de que las noticias de los últimos días hayan devuelto los temores al mercado de que no esté tan próximo como se creía el fin de la crisis financiera. Este fin de semana el Colonial Bancgroup protagonizaba la mayor quiebra bancaria de EEUU este año, y la mayor también desde la caída de Washington Mutual. El banco era el principal prestamista para constructoras en Florida y Nevada y se vio afectado por la caída en el mercado inmobiliario de esos estados.

Sus activos y depósitos han sido adquiridos por BB&T, que baja un 5,42% en la apertura. Además, hoy la Reserva Federal y el Tesoro hayan acordado extender hasta junio de 2010 el programa TALF (Term Asset-Backed Securities Loan Facility) de compras de activos, tales como títulos respaldados por hipotecas, y en el que la Fed ha gastado unos 300.000 millones de dólares.

Las acciones de Citi descienden un 5,69%, mientras que las de Bank of America caen un 4,95%. JP Morgan cede un 3,39%.