Las condiciones de Bruselas al rescate de Bankia accidentan su rebote

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La luz verde de Bruselas al plan de rescate confeccionado para Bankia no ha sido el bálsamo que algunos esperaban. Las condiciones que las autoridades comunitarias han impuesto al proceso hacían que las alzas del 5,5% conseguidas con la espera del visto bueno a primera hora medraran al entorno del 1,5% al descubrir que no todo eran parabienes, si bien al final de la sesión recuperaban hasta casi el 7% con la mira puesta en la Cumbre Europea de los dos próximos días.

Uno de los requisitos a los que la Comisión Europea ha supeditado el rescate de la maltrecha entidad financiera es el fin al pago de dividendos a las acciones y cupones al capital híbrido a menos que sea obligatorio jurídicamente. Una posibilidad con la que el mercado ya había especulado en sus peores pronósticos y que finalmente se ha confirmado. Tampoco ha llegado aprobación desde Bruselas para la inyección adicional y directa de 19.000 millones de euros, en este caso por estar en estudio todavía por el Gobierno español.

Sí que se ha ganado el respaldo de las autoridades comunitarias la conversión en acciones ordinarias de los 4.400 millones en participaciones preferentes de Bankia y su matriz, Banco Financiero y de Ahorros, que ya obran en manos del Estado español. También han visto con buenos ojos en Bruselas la concesión de una garantía de liquidez de 19.000 millones de euros para la entidad. Si bien todo ello pasa porque en el plazo de seis meses se presente un plan de reestructuración ‘profunda’ para la nacionalizada.

El comisario europeo Joaquín Almunia ha destacado que la conversión de participaciones preferentes en acciones ordinarias simplificará la estructura de propiedad de BFA. Con el canje, la entidad pasará a control plenamente estatal, lo que “hará que las necesarias decisiones de reestructuración sean más fáciles de adoptar”, ha indicado el político. Un punto que, si bien facilitará la aprobación definitiva del plan de salvamento por Bruselas, ahuyenta también a los inversores por el efecto dilutivo que generará sobre las participaciones del resto de accionistas del presidido por José Ignacio Goirigolzarri.

Tras el fuerte frenazo que se imponía en el rebote de Bankia una vez conocidas las condiciones de la Comisión Europea, el valor lograba recuperar posiciones, aunque ya no más allá del 3,5% en los cruces más alcistas. Después, las esperanzas depositadas en la Cumbre Europea del jueves y el viernes devolvía el tono alcista al valor que lograba cerrar al filo del 7% de revalorización, aunque aún lejos del euro por título.

Los expertos, por su parte, consideran que con tanta volatilidad Bankia se convierte en una apuesta atractiva únicamente para movimientos de ‘trading’ intradía o a muy corto plazo. Operaciones que pueden saldarse con amplias rentabilidades, ya que la horquilla de precios entre los mínimos de ayer y los máximos de hoy alcanza el 7,5%.

Este miércoles, los gestores que más pujaban por las compras sobre Bankia eran UBS, Banesto, Ahorro Corporación Financiera -el bróker de las cajas de ahorros españolas- y las mesas de Madrid y Valencia de la propia entidad. Mientras tanto, los saldos netos vendedores más abultados correspondían a Morgan Stanley, Credit Suisse y Société Générale. El volumen de negocio, en cualquier caso, quedaba por debajo de su media anual, en línea con el escaso movimiento inversor que marcaba el conjunto del parqué español a la espera de la Cumbre Europea de mañana y el viernes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA