El dividendo en acciones deja a Sacyr sin rebote bursátil

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La apuesta de Sacyr Vallehermoso por el dividendo en acciones se ha saldado con un puesto a la cola del Ibex 35. La constructora llegaba a dejarse más de 1,5% en Bolsa frente al rebote generalizado de la mayoría de cotizadas del selectivo. Los inversores huían de la difícil situación financiera que afronta el grupo y del efecto dilutivo que supondrá la ampliación de capital.

A falta de una jornada para que Sacyr celebre su primera junta de accionistas bajo la batuta de Manuel Manrique y ya con su expresidente Luis del Rivero sin posición alguna en su accionariado, las ventas han vuelto a imponerse en la cotizada. La propuesta de la directiva del grupo por sustituir el dividendo en efectivo por uno en acciones, dicen los expertos, no hace más que dar buena cuenta de las dificultades económicas a las que se enfrenta la compañía, lo que ha provocado una considerable huida de apuestas inversoras.

En concreto, el consejo de la constructora tiene previsto aprobar mañana una ampliación de capital liberada por 21,13 millones de euros, con el objetivo de repartir entre sus accionistas un nuevo título de la compañía por cada 20 antiguos. Una opción por el ‘scrip dividend’ más puro, sin posibilidad de acceder al cobro en efectivo que parece no gustar al mercado, temeroso de que las dificultades de Repsol para cuadrar sus cuentas sin YPF termine por salpicar más de lo previsto inicialmente a la de Manuel Manrique, titular de un 5% de la petrolera de Antonio Brufau.

Además, los gestores señalan a otro punto de los propuestos en el orden del día de la reunión de mañana como desencadenante de las ventas de algunos inversores que no quieren ver diluida su participación en Sacyr. Se trata del séptimo punto que el jueves se debatirá en la junta de accionistas, la “autorización al Consejo de Administración para aumentar el capital […] durante el plazo máximo de cinco años y hasta la mitad del capital social en la fecha de la autorización, con la atribución de la facultad de excluir el derecho de suscripción preferente”.

El máximo que se ha marcado el consejo en este punto son 211,30 millones de euros, un 3,5% de la actual capitalización bursátil del grupo. Una cuantía que podría dar lugar a cambiar por completo el mapa accionarial de la compañía “en cualquier momento”, como reza la convocatoria a la junta. Un factor más que genera incertidumbre en el mercado en un momento en que no parece sencillo encontrar inversores decididos a poner dinero en cualquier compañía vinculada al ‘ladrillo’ español.

Este miércoles, el volumen de negocio sobre la volátil Sacyr, que abría la sesión en el lado de las ganancias, se mantenía en línea con su media anual. En las ventas, los brókeres protagonistas eran Ahorro Corporación Financiera, Agenbolsa y Chevreux-Crédit Agricole. Mientras tanto, los saldos netos compradores más abultados los marcaban desde Deutsche Bank, Mercavalor y Morgan Stanley.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA