Telefónica recibe al alza el acuerdo para recapitalizar Prisa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica se ha hecho con alzas del más del 1%, por encima de las que se anotaba el Ibex 35 este jueves, tras haber confirmado que suscribirá bonos convertibles en acciones de Prisa por 100 millones de euros. La compañía entrará así en el capital del grupo de medios que celebraba el acuerdo con un ‘rally’ bursátil del 15% en los mejores compases de la sesión.

La compañía presidida por César Alierta entrará en el capital de Prisa en dos años una vez que los accionistas de Prisa, reunidos en junta el próximo 30 de junio, aprueben el acuerdo suscrito entre ambas compañías. Mientras tanto, la operadora disfrutará del pago de los atractivos tipos de interés vinculados a estos bonos convertibles: Euríbor más 415 puntos básicos pagaderos en efectivo al final de cada año.

La operación, que confirma un rumor que desde hace días circulaba por el mercado, se completa con la suscripción por parte de CaixaBank, Banco Santander y HSBC de unos bonos de idénticas características por valor de 334 millones de euros. En este caso, el pago no será en efectivo, como sí lo hará Telefónica, sino que se canjearán por parte de la abultada deuda viva que el grupo Prisa mantiene con cada una de estas entidades.

Los bonos que darán entrada en el capital del aglomerado de medios de Juan Luis Cebrián a sus acreedores y a Telefónica tendrán forma nominativa y un valor nominal de 100.000 euros cada uno de ellos. A la emisión, que aún no se ha cerrado, podrían acudir también otros acreedores de Prisa -entre los que se encuentra la nacionalizada Bankia- y otros socios industriales como la francesa Vivendi. Los términos de estos nuevos bonos repiten la forma de un crédito suscrito entre el grupo español y el angloasiático HSBC en diciembre de 2007, según ha informado la cotizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Se trata por tanto, de replicar las condiciones del préstamo con el que Prisa lanzó una OPA en mayo de 2008 sobre el capital de su filial Sogecable, donde Telefónica gozaba de una participación del 16,78% fruto de la integración cinco años antes de Vía Digital y Canal Satélite Digital. Una operación en la que Telefónica llegó a participar como acreedora. Con la toma del control por parte de Prisa, Telefónica se embolsó 650 millones de euros.

Desde entonces, los vínculos accionariales entre Telefónica y la de Cebrián se habían retomado. En noviembre de 2009, Telefónica tomó un 21% de Digital +. Un movimiento que fue posible gracias al ejercicio de su derecho de compra de un 10% de la cadena de pago más la toma en acciones del importe económico que Prisa adeudaba por vencimientos de préstamos. Así, la entrada de la ‘teleco’ en la emisora de pago se saldó con la permuta de 230 millones de euros de deuda de Prisa más 240 millones en efectivo.

Ahora, Telefónica pone la primera piedra para entrar de forma directa en el accionariado de la matriz del grupo mediático. Allí se encontrará, entre otros, con BNP Paribas (3,33%) e Inmobiliaria Carso (3,23%), uno de los vehículos de inversión del magnate mexicano Carlos Slim.

El acuerdo, entre otras cosas, fija un precio unitario para los futuros títulos de Prisa de 1,03 euros, una cifra que aún queda lejos de los 0,435 euros a los que trepaba su cotización tras el ‘rally’ de este jueves. Los gestores que más apostaban hoy por las compras sobre los títulos de Telefónica eran Deutsche Bank, JP Morgan y Credit Suisse.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA