La prima de riesgo supera ya los 530 puntos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El rescate a la banca española no gusta a los inversores de deuda soberana. Eso es lo que da a entender una prima de riesgo que está ahora 41 puntos básicos por encima de la cota con la que cerró el pasado viernes. Mientras que en la Bolsa las apuestas más optimistas buscan un rebote del mercado, en renta fija parece que se descuente el peor escenario posible para España.

Tras los primeros compases de negociación de este martes, la prima de riesgo española -que mide el riesgo añadido que implica invertir en papeles de deuda soberana nacional en lugar de apostar por la alemana- llegaba a marcar los 530 puntos básicos. Una cifra muy distante de los 489 a los que cerró la sesión del pasado viernes, última en que el rescate europeo a la banca no estaba aún sobre la mesa. Desde entonces, la rentabilidad de los bonos españoles a diez años ha pasado de estar ligeramente por debajo del 6% a superar esta marca en 56 puntos básicos.

A la luz de este comportamiento, muy distinto al de la renta variable, los analistas consideran que hasta que no se pongan sobre la mesa los términos y condiciones finales del rescate, los inversores seguirán descontando lo peor posible para no llevarse sorpresas. Con estas palabras hacen referencia a que el préstamo pueda ser a unos tipos superiores al 4% que hasta ahora se baraja, tenga una exhaustiva revisión trimestral que podría perjudicar más que ayudar a las entidades menos sanas del sector, estar vinculado también al cumplimiento de los objetivos de déficit público e incluso traer bajo la manga exigencias de nuevos recortes.

Por si fuera poco, la agencia de calificación Fitch ha mostrado en un comunicado sus dudas de que España sea capaz de cumplir con sus compromisos de déficit público tanto este año como el que viene. Una circunstancia de la que también están pendientes otras agencias, como Standard & Poor’s, que ha descartado por el momento más recortes al ‘rating’ de las arcas públicas españolas.

A caldear este ambiente de incertidumbre que algunos consideran que no se resolverá por completo hasta que salgan a la luz las auditorías que Oliver Wyman y Roland Berger llevan a cabo sobre las cuentas de los bancos españoles, contribuye también el escenario político griego. El país que ha contagiado de inestabilidad a sus vecinos periféricos en la Zona Euro afronta este fin de semana unas nuevas elecciones y se espera que los resultados no sean determinantes por sí mismos para formar un gobierno favorable a la permanencia en la Unión Europea y el euro.

Frente a este escenario, los bonos alemanes de referencia se cotizaban en el mercado secundario de deuda al 1,30% de rentabilidad. Mientras tanto, los italianos -hacia donde los especuladores dirigen ahora con fuerza sus apuestas bajistas- se disparaban hasta el 6,03%, lo que implicaba una prima de riesgo en ascenso hasta los 475 puntos básicos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA