El Sabadell, a la baja tras su junta de accionistas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los títulos de Banco Sabadell amanecían este jueves con recortes cercanos al 0,5% cuando sus compañeros de sector más grandes se apuntaban avances de más del 1%. La incertidumbre que pesa sobre la banca mediana, en especial sobre la que está inmersa en procesos de fusión, y que acaparó gran parte de los discursos de su junta de accionistas celebrada ayer impedían el rebote.

El futuro de su integración con la maltrecha Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) no parece convencer a todos los inversores y, tras la reunión del jueves, el tono vendedor se imponía en un valor sobre el que siguen pesando las incertidumbres de las constantes reformas del sector financiero español. Unas dudas que a la luz del comportamiento bursátil de hoy del banco catalán han pesado más que las palabras de tranquilidad lanzadas por su presidente Josep Oliu.

En la junta de accionistas celebrada ayer, Oliu señaló que su entidad pretende cerrar el año con una cobertura sobre el total de su cartera del 16%, el doble de lo que prevén de media sus compañeros de sector. Un saneamiento en el que las provisiones sobre activos de ladrillo y suelo se llevan la mayor parte a consecuencia de las nuevas normas introducidas por el Gobierno en las últimas semanas. Unas normativas que el presidente del Sabadell criticaba al anunciar que “los bancos hemos sido castigados, no solo con mayores exigencias de capital, sino también con provisiones extraordinarias”.

Unas provisiones en las que también debe tener en cuenta los activos de la CAM. En su proceso de integración lo que sí se ha resuelto es la conversión de sus preferentes por acciones del banco catalán. Un canje del que, por el momento, no han trascendido cifras pero que el Sabadell ya ha anunciado que se trazará con la mirada puesta en “lo que se ofreció a los clientes con preferentes de Banco Sabadell, así como las condiciones de quienes invirtieron en la ampliación de capital realizada este año”, con el fin de “evitar agravios comparativos”.

En cualquier caso, esta decisión implica una ampliación de capital que poco gusta a los inversores por los efectos dilutivos que tiene sobre su participación. Por si fuera poco, algunos analistas prevén que se trate tan solo de una más de otras muchas que tendrá que llevar a cabo la entidad catalana para absorber con soltura a la caja alicantina. Así, estos temores a la salida de papel al mercado y la dilución de participaciones son para los expertos el principal motor de las ventas de esta sesión.

Por otra parte, los inversores que ayer figurasen como accionistas de la entidad al cierre de la sesión ya han recibido su derecho a cobrar el ‘scrip dividend’ correspondiente al ejercicio 2011. Los titulares de antiguas acciones de Sabadell recibirán un nuevo título por cada 28 antiguas. Una vez asegurada la retribución, que se ejecutará el próximo 8 de junio, algunos inversores han decidido cerrar posiciones tras seis jornadas consecutivas de descensos.

Este viernes, los gestores más activos en las compras sobre Banco Sabadell eran los de Interdin Bolsa, Bankia y Credit Suisse. Mientras tanto, las ventas las capitaneaba por un amplio margen Ibersecurities, el bróker de la propia entidad catalana, lo que lleva a pensar a algunos expertos en la salida de pequeños inversores que a la vez sean clientes del banco. Su saldo neto vendedor alcanzaba tras una hora de negociación los 550.000 títulos, mientras que las dos siguientes a este lado de la ventanilla, Société Générale y BBVA, apenas alcanzaban las 150.000 acciones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA